En el Festival de Cine y Video Indgena, en la Cd. de Morelia, Michoacn: Se proyect el documental Otra Mirada del colectivo brasileo Video Nas Aldeias (VNA), que se llev a cabo por su fundador Vincent Carelli. Este video muestra el trabajo de rescate de la cultura que se lleva a cabo en los pueblos Guaranes que habitan en pases de Latinoamrica como Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay. La hechura de artesanas, la convivencia con la naturaleza, las trampas rsticas e ingeniosas, el labrado de la tierra, la msica y los bailes de los pueblos son algunas de las actividades que se muestran en la proyeccin. Se proyectan dos puntos de vista, el de los oriundos Guaranes y el de los turistas. Por una parte los indgenas hablan del desalojo de sus tierras que sufrieron por parte del hombre blanco y el inters por conservar su cultura y tradiciones, mientras que los viajeros piensan que venden su imagen al cobrar por las fotos que se les toman.

Los blancos siempre nos miran mal, pero son ellos los que nos pusieron en un chiquero, exclam un indgena al calibrar el peso de su propia historia y la actitud de la poblacin mestiza hacia l mismo, sobre todo cuando est obligado a vender artesana en los terrenos que antes fueron de sus antepasados, que no es ms que un sinnimo de mendigar ante los invasores, aunque todo se explica a travs de los designios de las divinidades antiguas quienes siguen firmes en el poder de su sabidura.

Lo anterior refleja cierto grado de confrontacin entre el ajetreo de la urbanidad mestiza de nuestros das y la postura de los pueblos originarios mexicanos ante la invasin turstica que les es tan necesaria en lo monetario como molesto en lo costumbrista, aunque el comentario de ese indgena no se dio en Mxico, sino en Brasil, y llama la atencin la semejanza que guarda el rencor del pueblo guaran cuando se compara con el que muestra el indigenismo mexicano; y an ms: es catastrficamente semejante la superficialidad que existe entre el pueblo mestizo brasileo y el mexicano, pues los dos destruyen, a travs de su ignorancia, la dignidad que todava guardan los pueblos autctonos en sendos pases.

El colectivo brasileo Video Nas Aldeias mostr eso ayer en la apertura formal del Festival de Cine y Video Indgena en su sexta edicin, que tiene como sedes a los municipios de Morelia y Uruapan, al exhibir una investigacin audiovisual que es en s un retrato de las exigencias indgenas mexicanas hacia su gobierno y hacia su sociedad, con la diferencia de que la cultura indgena, por lo menos la michoacana, mantiene vivo el recuerdo hacia su deidades pero slo como referencia histrica, mientras que la etnia guaran todava utiliza esas referencias para explicar su precaria vida actual.

Como ejemplo de lo anterior, el documental que muestra la vida diaria de algunas tribus guaranes es reiterativo en cuanto a la mencin de deidades precolombinas, como al explicar el nacimiento de los insectos, que para ellos es obra de un dios maligno que cay carbonizado cuando un rayo alcanz su sombrero, y que para no morir en vano, mand que sus cenizas se convirtieran en alimaas que asolan la vida de los humanos.

Una mujer de la aldea Alvorecer, por su parte, est convencida de que los dioses ya saban que habramos de precisar de la artesana, que las selvas se acabaran, y nos dieron esta habilidad para seducir a los blancos con los animalitos de madera, pues la desaparicin del territorio selvtico significa para los indgenas guaranes la desaparicin de su sustento como cazadores, por lo que la venta, o mejor dicho, el malbaratar su trabajo manual ante los ignorantes mestizos, llenos siempre de ganas de fotografiarlos, de regatear el precio de las cosas, y de atiborrarlos con preguntas estpidas, como todava cazas con arco y flecha, significa hoy la nica fuente de ingresos para el pueblo autctono, propietario histrico de las mismas tierras en que ahora es un vendedor ambulante y que vive de la caridad que a veces desborda a la curiosidad mestiza, la que an le tacha de sucio, ignorante, abusivo cuando se niega a ser fotografiado aduciendo muchas fotos y poca compra.

Pero la indignacin que surge ante esa denuncia audiovisual brasilea, y esto es lo peor de todo, estriba en que no es una denuncia lejana aunque surgiera en lo que fue la selva amaznica: es una denuncia que est presenta en cualquier comunidad purpecha, nahua, otom y mazahua: una denuncia vigente durante siglos en todo el territorio michoacano ante la pasividad de los administradores del dinero pblico y ante el alborozo de los moradores fijos y de los visitantes espordicos que llenan las arcas de esos administradores, y que no han escuchado hasta hoy la queja compartida de esos pueblos: tenemos televisin, pero ni por eso estamos como los blancos.

El Festival de Cine y Video Indgena continuar sus actividades hoy a travs de un debate sobre derechos legales para el indigenismo mexicano actual, a las 11 en el Museo del Estado, con entrada gratuita.

[cell class=spoiler]RICK ALBA → martes 24 de agosto de 2010 → Cultura → La Jornada de Michoacn[/cell]