Hola & Bienvenido(a) a nuestra página comunitaria Purépecha. ¿Esta es su primera visita? Registrarse
►Chúxapajtsin:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Flickr Venos en YouTube
    • Terútsemue - Bienvenidos - Welcome - Bienvenue - Willkommen - Bem-vindo

      Página en memoria de nuestro amigo por siempre: Tatá Mateo Pérez Ramírez. †
      Bienvenidos
      Image Tatá Jurhíata sésekua jimbó: Terútsemue sesï, janóe sani ixú ini P'urhé irétani jimbó, juchári anápu jimbó kurhámukukua ka uandákua etsákutarakuarhu. Jué je kúngorhentani iámenduecha, jué je sesï pájperani. Ka jaué je iasï k'oru p'ískuntani, uinháskuntani ka anháxustantani juchári iréchekuani, jurhéngorhekua juchari Naná ka Tatá K'eri Tu anápuecheri. Jué je iámenduecha janhánarhiani juchári T'arhésïchani ka Tukupuachaéchani, Naná-Tatá Kuerájperini ka K'eri Kurhíkuaerini ambé; indé jindésti juchári jakájkukua ka janánharhikua. Juéchka je iámenduecha jarhóajpeni ka jarhoájperani sani ixujtu...
      Bienvenidos
      Bienvenidos a este medio de comunicación comunitaria P'urhépecha, y la voz de las comunidades del Pueblo P'urhépecha de Michoacán, México. Fomento activo de la tradición oral y la ventana del Pueblo en proceso de recuperación de sus raíces de origen prehispánico. Por favor Registrese si no lo ha hecho aun, para que disfrute por completo de todos los Foros de esta comunidad indígena. Manden mensajes privados a los administradores en esta misma página o en las redes sociales, para el envió de aportes, archivos, escritos o dudas en esta página.
    • Tata Ireneo Rojas Hernández, un gran mexicano.

      El sábado pasado murió Tata Ireneo (como lo llamaban los p'urhépecha), quien era capaz de combinar la sabiduría ancestral de su pueblo con la ciencia occidental. Alguna vez dijo que, después de estudiar su doctorado, se dio cuenta de que mucho de lo que había aprendido e investigado, con la aplicación de sofisticados métodos científicos, sus antepasados ya lo sabían, lo habían descubierto desde hacía siglos, con otras formas de descubrir.

      El doctor Ireneo Rojas Hernández. Poco conocido en los medios de comunicación por ser de esas personas que se preocupan por hacer y no por decir que hicieron, pero reconocido y querido en su medio, como un incansable promotor de la educación indígena y de su cultura, lapurépecha.

      Ireneo Rojas era originario de Cherán, Michoacán. Estudió ciencias físico matemáticas en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) y obtuvo una beca para hacer maestría y doctorado (Magna Cum Laude) en la Universidad de Tubinga, Alemania, donde le ofrecieron trabajo y pudo haberse quedado a hacer carrera, pero prefirió regresar a su tierra, para trabajar por y con su gente, para luchar por su pueblo y por sus raíces culturales.

      Ocupó varios cargos en la UMSNH, tanto en el área de física como en la cultural, fue director del Instituto de Investigaciones Metalúrgicas de la Universidad Michoacana y fundador y director del Centro de Investigación de la Cultura Purépecha. Además, entre otras muchas cosas, escribió varios libros, fue jurado del Premio Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Mexicanas, y rector de la Universidad Intercultural Indígena de Michoacán, cargo que ocupaba en el momento de su fallecimiento.


      Tata Ireneo Rojas (izquierda) con Tata Juan Victoriano

      Tata Ireneo (como lo llamaban los purépechas) era capaz de combinar la sabiduría ancestral de su pueblo con la ciencia occidental. Alguna vez dijo que, después de estudiar su doctorado, se dio cuenta de que mucho de lo que había aprendido e investigado, con la aplicación de sofisticados métodos científicos, sus antepasados ya lo sabían, lo habían descubierto desde hacía siglos, con otras formas de descubrir.

      Ireneo fue capaz de impartir conferencias sobre física nuclear en purépecha para explicar a los habitantes de la zona del lago de Pátzcuaro lo que implicaba la posible instalación de una planta nuclear en su territorio (proyecto que se estaba promoviendo a principios de los años 80). Ireneo era capaz de traducir del español, del alemán y del inglés a su lengua materna y viceversa, cosa que implica, más allá del dominio del lenguaje, el conocimiento de las culturas. Por su formación, su origen y su sensibilidad, comprendía mejor que nadie lo que es la interculturalidad.

      Ireneo fue uno de los que lograron recuperar la ceremonia del Encendido del Fuego Nuevo P’urhépecha, tradición prehispánica que se había perdido y ahora se realiza cada año. Ireneo fue cofundador y presidente del Seminario de Análisis de Experiencias Indígenas, A.C. (organización con presencia en varios estados del país), promotor de la enseñanza de su idioma materno y formador de profesores del mismo, miembro del comité nacional de selección para las becas que otorga la Fundación Ford a estudiantes indígenas, promotor de las universidades interculturales, y mucho más. La última conferencia que impartió fue en el Décimo Encuentro Internacional de Escritores en Lenguas Indígenas, realizado dentro de la Feria Internacional del Libro en Guadalajara.

      El legado del doctor Tata Ireneo Rojas es inmenso, tanto como lo eran su sencillez y su dedicación al trabajo. Con su partida, el pueblo purépecha, Michoacán y México, pierden a una gran persona, pero queda su legado, y muchos hombres y mujeres que formó, que seguirán su ejemplo y continuarán la lucha por su pueblo.

      Aprovecho estas líneas para mandar desde aquí mi más sentido pésame y un fuerte abrazo a Rocío Próspero Maldonado, su viuda, también ella una incansable luchadora p'urhépecha.

      Sobre su vida, su relación con su pueblo y su trayectoria, Pedro Victoriano Cruz, reconocido comunicador p'urhépecha, comparte con nosotros el siguiente texto:


      “Ma p’urhepecha enga marhuatspikujka Iretani, no uarhísïndi enga uárhijka;
      tsipisïndi uárhikuarhu ka uárhisïndi tsïpikuarhu”.

      “El p’urhepecha que sirve a su pueblo, no muere al morir;
      vive para morir y muere para vivir”
      .

      Creencia p’urhepecha prehispánica

      Tata Ireneo Rojas Hernández

      Nació el 24 de mayo de 1941 en la comunidad indígena de Cheran K’eri, Michoacán, México. En los primeros años de su niñez ayudaba a su padre Pedro Rojas Tehandon, en las labores del campo, siembra de maíz y pastorear ganado. Fue el segundo de los 10 hermanos, que tuvo el matrimonio de su padre con Victoria Hernández Campanur. Al concluir la educación primaria en la escuela Casimiro Leco en Cherán, acudió a la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), en la que obtuvo su Licenciatura en Ciencias Físico Matemáticas en el año 1967. Un año después de su graduación, contrajo nupcias con Laura Leticia Navarrete quien le acompañó a Alemania donde fue a continuar sus estudios de posgrado; ella falleció de cáncer en 1970. Juntos procrearon una niña de nombre Laura Leticia, nacida en Zamora, Michoacán.

      Ireneo Rojas, obtuvo el grado de maestría en el año de 1975 en la Universidad de Tubinga en la República Federal Alemana y el grado de doctor en 1978 con la distinción de "Magna Cum Laude".

      Al realizar estudios del idioma Alemán en el Instituto Goethe de Schwabisch Hall, en Alemania, descubrió el valor cultural y filosófico que tienen los idiomas indígenas y particularmente el p’urhepecha, su lengua madre; por tal razón, a su regreso a México, específicamente a Michoacán, bajo el cobijo de UMSNH, fundó el Centro de Investigación de la Cultura P’urhépecha, tomando como estandarte la lengua p’urhepecha en la lucha por la reafirmación cultural. El pueblo p’urhepecha comprende de unos 500 mil habitantes y ocupa el lugar número 15 de las lenguas mas habladas en México.

      Siendo aun estudiante en 1964, inició su trabajo docente en la Universidad Michoacana, en la Facultad de Ingeniería Mecánica, Eléctrica y Química, impartiendo Cátedra de Física y Matemáticas. Posteriormente, en las Facultades de Química y Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México. Por dedicación en sus estudios, en 1976 el doctor Harold Stumpf, asesor de su tesis doctoral, lo nombró su ayudante en las cátedras de Electrodinámica, Termodinámica y Mecánica Cuántica en el Instituto de Física de la propia Universidad de Tubinga, Alemania, este nombramiento lo conservó hasta abril de 1978, fecha en que regresó a su país para incorporarse a la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, como docente investigador de tiempo completo.

      Por su trabajo en el Centro de Investigaciones de la Cultura P’urhepecha de la UMSNH, en el transcurrir del año 1978 se vuelven más recurrente la relación y amistad con el maestro Salvador Próspero Román de Tingambato, todo un personaje ya que fue pionero en la difusión de la música p’urhepecha en el ámbito estatal y nacional; así mismo fue educador, creador de grupos corales, de danza, de orquestas y escuelas de música, y fue precisamente en esa múltiple actividad artística p’urhepecha donde Ireneo Rojas se reencontró a la hija consentida de Tata Salvador Próspero, me refiero a Rocío Próspero Maldonado, mujer de muchos talentos además de bella, dueña de una voz privilegiada para interpretar las pirekuecha (canciones en idioma p’urhepecha). En 1980 contrajo segundas nupcias con la artista p’urhepecha y desde entonces, Rocío Próspero e Ireneo Rojas, unieron sus vidas no para forjar un matrimonio común, sino para luchar por sus raíces culturales, por su pueblo, cada uno en sus propias trincheras, pero siempre en el mismo camino. En ese andar nacieron sus hijos: Irepan e Ireri Tsipekua.

      A principios del año de 1981, Ireneo Rojas impartió una serie de conferencias sobre física nuclear en idioma p'urhepecha en las comunidades de la zona lacustre de Pátzcuaro, con el fin orientar a sus habitantes sobre los riesgos del uso y generación de la energía nuclear, ya que en ese entonces, el líder agrario Elpidio Domínguez Castro a fin de oxigenar su lucha, intentó construir un bloque obrero-campesino que fuera vanguardia de la izquierda en México y promovió junto con el Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Nuclear (SUTIN) la instalación de una planta nuclear en los terrenos comunales de Santa Fe de la Laguna, en el municipio de Quiroga. Sin embargo, muchas comunidades indígenas de la región, el gobierno del Estado e incluso la misma comunidad de Santa Fe, se opusieron. Por el hecho de haber abierto los ojos a la gente de las comunidades al respecto, Ireneo Rojas fue blanco de muchos ataques de parte de algunos líderes, pero fueron más los que agradecieron su labor de profesional en la materia.

      El nomino honorífico de “Tata” en el pueblo p’urhepecha es destinado para aquellos que sirven a su pueblo, es decir, que han hecho algo por sus habitantes, por su Ireta (comunidad), históricamente el pueblo p’urhepecha ha otorgado este título solo a dos personas que no son p’urhepecha que llegaron y fueron vistos como turhisï (hombre blanco de alma negra) y al paso del tiempo se convirtieron en un “Tata”, me refiero a “Tata Vasco de Quiroga” y “Tata Lázaro Cárdenas del Rio”. Por eso, al paso de que el trabajo de Ireneo Rojas fue notándose en diversas comunidades p’urhepecha, se le fue reconociendo y nació “Tata Ireneo”.

      Unos de los logros que a Tata Ireneo Rojas lo hacía sentir orgullo, era la recuperación de una antigua ceremonia Kurhikuaeri K’uinchekua, -renovación de Kurhikua (Fuego ), con lo cual, los habitantes de las regiones p’urhépecha inician el Juchari Uéxurhini (Año Nuevo P’urhépecha)-, que rememora la historia del antiguo Pueblo P’urhépecha, en que se realizaba un gran rito al Fuego, para pedirle su ayuda para dirigir la guerra, ganar batallas y así, extender el territorio de Kurhikuaeri. Este logro fue comunitario, entre varios hermanos p’urhepecha: Agustín Alcaráz García, Pedro Márquez Joaquín, Valente Soto Bravo, Néstor Dimas Huacus, Juan Ignacio Cárdenas, Juan Chávez Alonso, Isidro Huacus, Rocío Próspero Maldonado, Felipe Chávez y otros. Esto ocurrió en 1983 y a la fecha esta festividad se sitúa como un símbolo, la unidad y fortalecimiento del Pueblo P’urhépecha contemporáneo, recuperando y fortaleciendo ritos y ceremonias, así como elementos tradicionales que puedan ser útiles en la vida cultural, social, espiritual, educativa y organizativa de los p’urhépecha basada en la raíces de: Juchari Anchekuarhikua (Nuestro Trabajo), Juchari Kaxumbekua (Nuestro honor comunitario) Juchari Jakajkukua (Nuestra cosmovisión) y Juchari P'urhéjkukua (Nuestro espíritu guerrero).

      En el año de 1986, fue nombrado Jefe del Departamento de Educación Indígena en el estado de Michoacán, lo que le permitió conocer de cerca la problemática que los pueblos enfrentan en sus diversas regiones, sobre todo, en el ramo de la educación. Llegó a la conclusión de que sólo revitalizando las manifestaciones culturales de cada pueblo indígena, se podría tener un estado mexicano diferente basado en su pluralidad cultural y lingüística. “Mientras no se instrumente una verdadera educación bilingüe en este país, seguiremos corriendo el riesgo de estar simulando que sí se imparte, como se ha hecho hasta la fecha, en la mayoría de las regiones indígenas de México. Todos los profesionistas que estamos interesados en nuestras culturas indígenas, hemos visto con sumo interés la importancia que tiene el conocer y vivir en dos culturas diferentes, la propia y la nacional, lo que naturalmente nos enriquece en la concepción de los valores humanos que existen en éstas, así como en cualquier parte del mundo”, dijo en una de sus múltiples conferencias que ofreció tanto al interior de las comunidades como muchos puntos de la geografía mexicana y fuera de ella.

      Fueron poco más de 30 años de servicio en la Universidad Michoacana, a la vez que ocupó diversos cargos administrativos, fue director General del Instituto Michoacano de Cultura; miembro del Consejo Asesor del Programa de Lenguas y Literatura Indígenas del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y fue rector de la Universidad Intercultural Indígena de Michoacán, su última encomienda. Promovió la publicación de diversos textos y resultados de investigaciones tanto propias como de sus compañeros de Centro de Investigaciones de la Cultura P’urhepecha y de miembros de la comunidad P’urhepecha. Fue también promotor y gestor incansable de obras públicas diversas y de creación de múltiples instituciones educativas en Cheran K’eri y otras comunidades de la Meseta P’urhepecha.

      Tras el levantamiento del pueblo de Cheran K’eri en abril del año 2011 en defensa a la madre tierra del asecho de la delincuencia, Tata Ireneo Rojas junto con otros profesionistas de su comunidad recurrieron a las raíces organizativas del pueblo p’urhepecha prehispánico y lograron reconstruir un modelo de gobierno propio del pueblo p’urhepecha, propuesto y puesto a consideración en asambleas a toda la comunidad. Tras varios meses de lucha el pueblo de Cherán K’eri logro convencer a las autoridades federales mediante un juicio, que se permitiera elegir sus propias autoridades sin la necesidad de convocar elecciones y de allí Cherán K’eri se reconstituyó como un gobierno propio y dejo de ser municipio.

      Al asumir lo que sería su última encomienda, ser encargado de la rectoría de la Universidad Intercultural Indígena de Michoacán (UIIM), dijo “me han llamado las autoridades educativas del estado a hacerme cargo, para sacar adelante el trabajo, y lo asumí, consciente de los problemas que le aquejan y los múltiples y delicados asuntos que habrá que enfrentar para poder darle curso y normalizar su existencia. Las razones que me asistieron para tomar tan delicado cargo fueron fundamentalmente, el tener el convencimiento de la necesidad de la institución para el desarrollo de nuestros pueblos en el estado de Michoacán; con esto, me refiero, no sólo al p’urhepecha, sino al mazahua, otomí, pirinda, matlatzinca y nahua de la costa, que sus jóvenes reclaman con justo derecho de acceso a la educación superior”.

      Y si, fue tanto su pasión por su trabajo, que no tuvo tiempo de atenderse de un mal respiratorio que durante un viaje, manejando él personalmente el vehículo al Distrito Federal, la enfermedad fue su compañía. Sumamente enfermo el día 2 de diciembre acudió a la ciudad de Guadalajara al Decimo Encuentro Internacional de Escritores en Lenguas Indígenas celebrado dentro de la Feria Internacional del Libro (FIL), a impartir una conferencia magistral, lo que fue su última intervención en el análisis de la problemática de la literatura en lenguas indígenas, y a su regreso a Morelia fue internado en un sanatorio de la ciudad de Morelia, donde finalmente falleció a las 4:00 hrs del sábado 7 de diciembre del 2013.

      Hombres como Tata Ireneo no mueren, como dice una creencia prehispánica: mueren para vivir. Es por ello que sus compañeros del Concejo de Kurhikuaeri K’uinchekua, el día 8 de diciembre del 2013, momentos antes del sepelio le reconocieron su labor, su servicio como p’urhejkuti (guerrero). En su casa, frente a la Kurhikua (fogata) y su troje, el cuerpo de Tata Ireneo Rojas Hernández recibió los honores, y en ceremonia a la usanza de los tuanapuecha, (antiguos) su tsipirirpiri (espíritu) volvió al Kurhikuaeri (al fuego) para luego ir a morar en Araro Joskua (Constelación de Orión) con sus antepasados.

      Tata Ireneo Rojas se fue a encontrar con Tata Juan Chávez Alonso, luchador por los derechos indígenas, fallecido en mayo del 2011 y Tata Juan Victoriano Cira, músico compositor, fallecido en septiembre del 2010. Tanimu joskua andarasti, taminu.
      (Escribió: Pedro Victoriano Cruz)
      Cherán K’eri, Michoacán. México.
      Diciembre 13 del 2013.

      ___________________
      FUENTE: A
      nimalpolitico.com
      Este artículo fue publicado originalmente en el tema del foro: Tata Ireneo Rojas Hernández, un gran mexicano. iniciado por Tatá Pedro Victoriano Ver mensaje original

    Esta página comunitaria se reserva el derecho de prohibir el uso de cualquier programa, archivos y/o información en concordancia con los Derechos de Autor. www.Purepecha.mx NO aloja ningún tipo de material con Derechos de Autor en su Servidor, todo lo que aquí se encuentra y muestra son links o enlaces a servidores externos y la WEB ni el Staff tienen responsabilidad legal directa sobre dicho material.
    Solo unas cuantas partes de ésta página Web tiene COPYLEFT. Y para el resto, siempre se agradecerá que se cite a los autores originales y correspondientes del contenido de la obra: música, imágenes, archivo(s), vídeos, documentales, películas y escritos P'urhépecha (Purepecha) en cuestión. Esta página de comunicación indígena por asamblea comunal de la Cultura P'urhépecha se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional. Basada en una obra en http://www.purhepecha.org. Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en http://www.purepecha.mx
    Este sitio Web es la propiedad intelectual de tod@s los P'urhépecha de Michoacán, México y en el Extranjero. Ha sido creado y diseñado exclusivamente con Fines Culturales desde el día Domingo 10 de Febrero de 2008, es expresamente prohibido utilizar este sitio para fines comerciales y de lucro ajenos a las costumbres y tradiciones de la Cultura P'urhépecha.
    Este sitio se administra y diseña desde la Comunidad Indígena de Santa Fe de la Laguna, Municipio de Quiroga, Michoacán, México.
    En común acuerdo, nos reservamos el derecho de admisión y expulsión o baneo de usuarios(as) registrados.
    www.Purhepecha.org + www.Purhepecha.com + www.Purhepecha.mx
    El huso horario es GMT -5. La hora actual es: 12:17.
    Powered by vBulletin® Version 4.2.5
    Copyright © 2022 vBulletin Solutions, Inc. All rights reserved.
    Traducción por vBulletin Hispano Copyright © 2022.
    Página comunitaria, medio de comunicación del Pueblo P'urhépecha, Michoacán, México.
    www.Purhepecha.com Todos los derechos reservados © Copyright 2008-2020.
    ;