Segn los criterios jurisprudenciales que han establecido nuestros ms altos tribunales, es indgena todo aqul que se ostente como tal. As de fcil. No exige que para el efecto se domine la lengua de la etnia originaria de la que se presume ser parte, o, que se vista la indumentaria particular de aquella.

De hecho, en la realidad, hay muchos que no hablan la lengua, pero que viven en torno a las races culturales del Pueblo Purpecha. Esto a travs de las fiestas, las costumbres, la gastronoma, la artesana, la msica, etc.

En mi opinin, el hecho de que se realicen, constantemente, diversas actividades para rescatar nuestras races, que, a la vez son de fomento, es un signo evidente de que no estamos dispuestos a dejar morir lo que consideramos como lo nuestro. Se puede decir que se hacen de forma desarticulada, pero, no obstante a ello, son esfuerzos constantes que en el fondo son eventos de concientizacin; que, con seguridad, van a dar frutos en el corto, mediano y largo plazo.

El primero de febrero es el Ao Nuevo Purpecha. Nuestros antepasados tuvieron un calendario, que hoy en da, existe la intencin de rescatar. Es posible que difcilmente vaya a regir nuevamente nuestra historia, pero, como lo vengo sosteniendo, existe la esperanza de que aporte algo bueno para nuestra cultura.

De hecho, hoy en da, los ancianos an se sujetan, de manera indirecta a dicho calendario. Por ejemplo, se orientan en los tiempos para iniciar la siembra o la cosecha. Para cortar el rbol que se va a ocupar para determinada artesana o para ocuparla para hacer determinado mueble. Lo cierto es que fuera de eso, se ha ido abandonando el uso directo de nuestro calendario.

Tenemos que reconocer que la cultura occidental ha permeado prcticamente nuestras vidas. Pero an y con ello, se est haciendo un gran esfuerzo para preservar esos valores y vivencias que nos identifican bajo un mismo pueblo.

El calendario Purpecha fue producto de la observacin y el estudio de los sacerdotes.
En el “Libro perdido”, de Fray Toribio de Motolina, pgina 79, se lee que en las escuelas, los sacerdotes describan en forma muy precisa las 18 fiestas que celebraban cada 20 das, y que registraban en una rueda grande en la que marcaban en la parte posterior 52 espacios que correspondan a los aos que duraba el siglo purpecha. Al interior de la rueda se encontraban 20 espacios con sus correspondientes figuras que representaban los 20 das de cada mes.

En el centro de la rueda en forma de caracol, interactuando con los das y los meses, se encuentran 13 crculos que progresivamente van del 1 al 13, los cuales muestran las 28 semanas de 13 das que tambin contena el calendario.

Las tres figuras que nos muestra la parte posterior hacen referencia a los nombres que reciban los siglos: 13 aos Ismba (caa), 13 tsinpu (obsidiana), 13 k'uta (casa) y 13 auni (conejo); por eso cada siglo dura 52 aos.

Las figuras del centro hacen referencia a los das del mes: spi (lagarto), tarhata (viento), k'uta (casa), tikuni (lagartija), akutse (vbora), uarhri (muerte), axni (venado), auni (conejo), its (agua), uchu (perro), okoma (mono), uitskua (yerba), ismba (caa), puki (tigre), auacs (guila), kurhtse (zopilote), auanatajpe (movimiento), tsinpu (obsidiana), jankua (lluvia), tstski (flor).

La rueda se basa totalmente en el calendario del Michoacn antiguo, y la conocemos gracias a una copia que Fray Toribio de Benavente, “Motolinia”, obtuvo de Fray Martn de Jess en el ao 1549, cuando el primero asisti como provincial franciscano a Michoacn.

Este calendario tuvo vigencia en el imperio Purpecha que en aquellos tiempos abarc parte de Guanajuato, Quertaro, Guerrero, Colima, Jalisco y todo Michoacn.

Con este gesto, los que ahora viven en las cuatro regiones del Pueblo Purpecha, los que estamos dispersos fuera de ella (en el estado de Michoacn, el pas y en el extranjero), no hacemos sino honrar nuestras races culturales, y, de esta manera, evocamos al pueblo glorioso que forjaron nuestros antepasados.

Que paulatinamente rescatemos y consolidemos nuestra cultura.



____________
Un escrito de Gustavo Mendoza Pedro - Facebook.com/gustavo.mendozapedro