Comachuén, Michoacán, a 20 de septiembre de 2016.

Carta pública.
Estimado Lic. Miguel Prado Morales.
Presidente Municipal de Nahuatzen, Michoacán, México.

Presente.

Nos permitimos escribirle lo siguiente:

Tenemos conocimiento de los esfuerzos que realiza en nuestras comunidades indígenas pertenecientes a la cabecera municipal de Nahuatzen que usted representa, todo ello para dotar de mejores servicios e infraestructura, tales como escuelas, clínicas, espacios deportivos, jefaturas de tenencias, etc. En ese esfuerzo que usted realiza, una de ellas está pensada, ya en curso, la habilitación de una biblioteca en Comachuén, el cual celebramos su interés por la educación, sin embargo, tal proyecto que se realiza contraviene con el patrimonio cultural del pueblo, ya que se está efectuando dicha obra dentro de lo que es el viejo templo de Santa María Comachuén, obra monumental que está en el catálogo como monumento patrimonial de México por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), y desde luego parte de la herencia de nuestros antepasados coloniales desde la fundación del pueblo.

A más de diez años, 1999, el Instituto Nacional de Antropología e Historia junto con SEDESOL y la comunidad de Comachuén erogaron una buena suma económica destinada para su primera etapa de restauración del templo viejo, todo ello gracias a las gestiones e iniciativa por parte del consejo de dicho pueblo. Sin embargo, la falta de atención institucional y en específico por parte del gobierno estatal, no se pudo continuar con la segunda etapa, que estaba prevista de acuerdo a los modelos arquitectónicos coloniales, en ese sentido, la obra que hoy está bajo su administración planificada por un arquitecto y el área de obras públicas del ayuntamiento, desconocen en totalidad el impacto que están por efectuar, dañando un edificio patrimonial, y no solo eso, están infringiendo la ley de protección de monumentos históricos que ampara a los monumentos y edificios históricos. (Véase LEY QUE CATALOGA Y PREVEE LA CONSERVACIÓN, USO DE MONUMENTOS, ZONAS HISTÓRICAS, TURÍSTICAS y ARQUEOLÓGICAS DEL ESTADO DE MICHOACÁN) Como usted sabe los servidores públicos, miembros del ayuntamiento, conocen ampliamente la riqueza arquitectónica que poseen nuestras comunidades, más aún, porque son de amplia experiencia académica y cultural.

Si la convicción es fortalecer la enseñanza mediante infraestructuras de esta naturaleza, el edificio moderno que fungía como clínica, espacio comunal ubicado en la plaza principal que hoy funge como biblioteca comunal y como sala de cómputo, sería la ideal para su acondicionamiento o en su caso se reconstruya con basta amplitud para fungir como espacio de formación más digna.

Sabemos que existe la firme entereza de coadyuvar en el desarrollo de nuestras comunidades, pero es fundamental y prioritario no perjudicar los edificios patrimoniales de los pueblos, ya que son espacios históricos, simbólicos y significativos para todos nosotros, nuestro patrimonio comunal, desde el punto de vista histórico, religioso y social es invaluable. No estaría de más, reconstruir el viejo templo con los cánones arquitectónicos ya establecidos por el INAH puesto que se abanaría a sumar la rica herencia de nuestra comunidad. Como reliquia arquitectónica, en un futuro inmediato, con el consenso de la comunidad, si así se plantea, sería un espacio abierto de usos múltiples en donde puedan converger todos los miembros de la comunidad, háblese como un espacio tipo museo, sala de exposiciones, encuentros tanto religiosos y civiles, etc.

En ese sentido, lo invitamos a que reconsidere la obra prevista y se respete el monumento histórico patrimonial del pueblo de Santa María Comachuén construido en el siglo XVII y se busque un espacio alterno para la construcción de la misma en pro de la comunidad y se ejerza el presupuesto destinado.

Atentamente:
Grupo interdisciplinario.
tarhesi-comachuen-michoacan-mexico.jpg
CARANSQUA CA PATZAQUA
INVESTIGACIÓN Y DOCUMENTACIÓN COMUNITARIA
CUMANCHEN





_______________________________
Primera fotografía de: William A.
Segunda fotografía de Paul K.