Un escrito de: Ireri Gabriela Huacuz Dimas / By Cactux.mx

Mi nombre es Ireri Gabriela Huacuz Dimas, soy purpecha, originaria de la comunidad de Santa Fe de la Laguna, Municipio de Quiroga, Mich., voy a compartirles un mensaje de los msicos y compositores, y promotores culturales purpecha de mi comunidad. A compartir una experiencia sobre lo que se podra considerar propuesta para la salvaguarda de la Pirekua en mi comunidad.

Asimismo quisiera aclarar que yo no soy acadmica, pero me considero promotora cultural y gestora de mi comunidad y de mi pueblo purpecha.

Comienzo con una breve introduccin de lo que es La Pirekua, ahora considerada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

La palabra Pirekua es un vocablo purpecha que se construye a partir del verbo pireni, que significa cantar y el sufijo sustantivo kua, por lo tanto Pirekua significa canto o cancin.

La Pirekua es el canto popular que da identidad al pueblo purpecha, y es considerada una composicin literario-musical con diversas temticas como el amor o desamor, personajes y acontecimientos histricos, contaminacin del lago de Ptzcuaro, extincin del pescado blanco, deforestacin de nuestros bosques, la migracin, o sobre la educacin, son algunos ejemplos. Es pues para nosotros, una va para comunicar. Estas composiciones que generalmente se transmiten por tradicin oral, contribuyen a la identidad y cohesin tnica.

Los Pireris, son los compositores, cantantes y/o ejecutantes de msica purpecha, ellos identifican la rtmica de la pirekua a partir de dos formas, la del son o sonecito en comps de 3/8 y la del abajeo en 6/8.

Las pirekuas se cantan a una o dos voces- a capella de manera individual, en dueto, tro o en grupos corales. Se ejecuta o se acompaa con una o dos guitarras; tambin con orquesta de cuerdas y/o metales, y bandas de viento.

El tiempo y espacio de la pirekua es particular de cada comunidad, es ejecutada en la mayora de los pueblos purpecha en Michoacn, ubicados en las sub regiones:

Caada de los once pueblos (erxamani),
Sierra o meseta (jutaru),
Lago de Ptzcuaro (japndarhu) y
Cienega de Zacapu (tsakpundurhu).

La PIREKUA que es ejecutada con guitarra, se genera y se aprende de forma lrica principalmente por los jvenes varones, en las esquinas de los pueblos con los amigos frente a una fogata, llevando serenata a sus novias y amigas, mientras que, para el caso de orquestas y bandas, esta se aprende en escuelas formales y no formales-, su participacin es reconocida, necesaria y muy solicitada en fiestas como bodas, bautizos, cargos religiosos o fiestas patronales., ya sea para bailar o solamente para deleitar los sentidos. Es en estos contextos en donde, por tradicin, se da la oportunidad para crear, dialogar y compartir la msica.


En la foto, Irri Cuiriz Ramos, representante de las y los nuevos ejecutantes e interpretes de la msica Purpecha en la comunidad de Uemuo. Irri es integrante actual de la Orquesta comunal "Tat Vasco". Fotografa de Neri Medina Cuiriz / Fotografa Xarhni.

Dnde, cmo y porqu surge la iniciativa?

En los aos 70s del siglo pasado, las instituciones de cultura de nuestro estado comienzan a generar nuevos espacios para la expresin de la pirekua, impulsando y apoyando Concursos y Encuentros dentro de las propias comunidades; es aqu en donde se visibilizan los pireris sobre un escenario ante la propia comunidad y ante las instituciones, quienes a su vez, con la finalidad de difundir y promocionar la msica autctona de Michoacn, apoyaron y fueron consolidando slo a algunos grupos, los cuales han logrado tener un enorme reconocimiento fuera de las comunidades, de ellos podemos mencionar al grupo Los Erandi y Purembe, originarios de Paracho, los Hermanos Dimas de Santa Fe de la Laguna, Roco Prspero Maldonado, originaria de Tingambato, Dueto Zacn, entre otros; esto ocasion, que de alguna u otra forma, algunos de ellos se apartaran de sus comunidades de origen para migrar a las ciudades como Uruapan o Morelia, lugares en donde estn las instituciones que se dedican a la difusin y promocin de la cultura y el turismo, instancias gubernamentales en donde existe un presupuesto para ello y en donde este trabajo es solicitado y remunerado.

Paulatinamente estos nuevos formatos (grupos en escenarios o foros), fueron adoptados por las comunidades, principalmente en vsperas de las fiestas patronales, esto en forma de festivales, concursos y encuentros, algunos organizados por grupos de profesionistas, como es el caso de la comunidad de Zacn, municipio de Los Reyes, quienes han logrado consolidar un gran festival que se realiza en torno a la fiesta de su santo patrono San Lucas, me refiero al Concurso Artstico de la Raza Purpecha realizado por ms de 30 aos, logrando convocar un gran nmero de msicos y danzantes de las cuatro subregiones purpecha, motivados por obtener un premio econmico que se asigna en base a la calificacin de un jurado; la mayora de las comunidades aspiran lograr un festival como este que menciono, sin embargo estas acciones han desvalorizando de alguna manera el espacio inicial en donde se genera la pirekua- las calles, en el campo, entre amigos, en la pltica, el dilogo y la reflexin en torno en las fogatas-, momentos en donde las mujeres esperamos ser la inspiracin o el motivo para una bonita Pirekua. Una mirada al interior, ese es nuestro dilogo, fue lo que quisimos hacer.

En una reunin para organizar uno de los festivales de pireris que se realizan en vsperas de las fiestas en mi comunidad, se comparti una reflexin entre algunos jvenes promotores culturales, naciendo de esta forma la idea de realizar una actividad desde lo local en la comunidad de Santa Fe de la Laguna, para retomar y valorar estos espacios, para reconocernos y valorar lo propio, y para generar el dilogo y reflexin en torno a los nuevos retos a los que se enfrenta nuestro patrimonio, y que pretendemos defender, preservar y valorar.

Como primera accin se decidi compartir nuestras ideas y reflexiones con los propios interesados, los pireris; junto con ellos se construy un formato semejante al original, semejante, porque en vez de retomar el espacio exclusivo de los varones, ahora se abrira a la participacin de las mujeres pireris y a toda la comunidad a travs de un recorrido por los 4 barrios de la comunidad y al finalizar el punto de reunin sera la plaza principal, en un espacio sin escenario, pero si en torno a una fogata.

Esta iniciativa se decidi hacerla en vsperas de las fiestas en honor a nuestro santo patrono San Nicols de Bari, fiesta en la que esperamos el regreso de nuestras familias que se dedican al comercio de artesanas, fechas en las que regresan algunos de los migrantes, y en donde las y los jvenes solteros tienen el cargo de organizar los jaripeos o toros.

El siguiente paso fue realizar un inventario de msicos, intrpretes y compositores de pirekua; de aqu resulto una lista de alrededor de 50 msicos y/o compositores identificados, el reto sera reunirlos a todos, y que aceptaran ser parte del dilogo.

La propuesta tambin fue consultada con nuestras autoridades comunitarias, quienes a su vez apoyaron y avalaron nuestra iniciativa con la firma de la convocatoria y las invitaciones que se enviaron a cada uno de los pireris.

Cabe mencionar que la difusin de esta actividad se hizo solo al interior de la comunidad, y solo por invitacin directa a otros msicos y acadmicos purpechas de otras regiones. La comunidad fue convocada por medio de la bocina local.

La pretensiones fueron: convivir como pueblo y reconocer a los Pirecha y compositores de la comunidad; motivar a los nios y jvenes en la interpretacin y composicin de la pirekua; reflexionar y dialogar sobre la situacin en torno a la pirekua; y generar un espacio para un reencuentro con la pirekua.

El da lleg, e inici con la Uandntskuarhikua (Dilogo), en la Plaza de la comunidad con una mesa para generar un dilogo de expertos e investigadores hablantes del purpecha, quienes a manera de introduccin nos hablaran en nuestra propia lengua, Que es la Pirekua?, Cmo se puede fortalecer nuestra msica? Cmo se desarrollaba la pirekua hace algunos aos en nuestra comunidad y en otros pueblos? Por qu la pirekua es patrimonio cultural intangible?

En esta parte siempre hemos contado con el apoyo del Mtro. Nstor Dimas, quien nos ha compartido su experiencia como msico y como investigador de la pirekua.

Posteriormente, a manera de remembranza de los recorridos de los jvenes en las calles, se invit a los msicos presentes a la Uanpekua (Recorrido-serenata), por las calles de los cuatro barrios en los que se divide el pueblo (San Juan, San Pedro, San Sebastin y Santo Toms). Es aqu en donde la comunidad es invitada a ser co-participe, ya que se les pide que en este recorrido, inviten a los Pirericha a que les canten en las luminarias que tradicionalmente se ponen afuera de los hogares en esas fechas. Esta prctica no se ha logrado, ya que comprendimos que hay procesos que no se pueden forzar, adems de que existe todava, al interior de la comunidad, la mala imagen de los pireris como sinnimo de borrachos o escandalosos, ya que en algn tiempo, algunos grupos de jvenes se dedicaban a tomar aprovechndose de la actuacin de los pireris y a escandalizar ocasionando disturbios y alterando la paz social. Tata Nstor nos comparta que la Ronda o polica comunitaria del pueblo por las noches persegua a los grupos de pireris para llevarlos detenidos a la comandancia, en donde su castigo era evidenciarlos ante la comunidad, ponindolos a barrer la plaza del pueblo al da siguiente. Cabe mencionar que en este Encuentro de Pirericha los propios msicos propusieron no dar ese mal ejemplo, sobre todo porque hay nios presentes.

Despus del tiempo fijado para el recorrido, nos reunimos de nuevo en la Plaza, en un espacio designado para los pireris, pero en crculo frente al abrigo de una gran fogata, smbolo del nuestro dios Kuricaveri (Dios del Fuego), el cual se alimenta con la lea que van donando poco a poco la propia poblacin. En este espacio se fueron presentando los grupos de pireris; algunos se organizaron en el momento como dos o tros, hubo reencuentros de pireris que de jvenes tocaban juntos, otros ms decidieron presentarse como solistas en el momento para participar.

Durante el programa algunas familias, de forma voluntaria, han donado algunos incentivos para los participantes, desde bufandas para resistir el fro y proteger la garganta de los cantantes, y guitarras para motivar a los nuevos pireris; tambin nos han regalado azcar y canela para el ponche que se reparte a todos los asistentes, y as poder resistir el fro de esa noche.

Es en esta parte del programa, en donde la poblacin estuvo ms presente, nos pudimos enterar sobre ciertos comentarios y crticas que se hicieron en torno a este encuentro; se escucharon expresiones de asombro, como por ejemplo: Yo no saba que el compona o que era msico, pero tambin se escucharon expresiones de desinters, como: Va! son puros msicos de aqu, hubieran trado a grupos de afuera, y otras como Que feo canta ese seor.

Al final, o cuando nosotros pensbamos que ya haba concluido el programa, los pireris siguieron su convivencia hasta que se apag la ltima braza de fuego de nuestra fogata, sin ms auditorio ms que el de los amigos.

CONCLUSIN.

Esta es nuestra propuesta, nuestra contribucin para cuidar lo nuestro. A manera de autoevaluacin podemos decir que este dilogo de la pirekua sigue en construccin; nosotros los integrantes del pueblos purpecha, somos los que debemos proponer el rumbo de nuestro patrimonio por lo tanto seguiremos trabajando para que la pirekua, y junto con ella la lengua, cocina, danza, creencias, conocimientos, nuestras formas de convivir, no mueran.


En la foto Nan Irri Huacuz Dimas. 2011.
_____________________
BIBLIOGRAFA.
Dimas Huacuz, Nstor. Temas y Txtos del canto purhpecha pirekua: Nirasinnkani Ma Pireni. Zamora, Michoacn: El Colegio de Michoacn, 1995.