Todos los jovencitos buscbamos en desocuparnos pronto de nuestras labores del campo para en la tarde ir al cine de la comunidad, como a las 6 de la tarde se escuchaba la msica y deca. “Cine Lolita invita a la siguiente pelcula, El Santo Enmascarado de Plata y las Mujeres Vampiro”, mientras se escuchaba la msica de fondo la cancin (Hung Up), de Madona, todos los nios nos arremolinamos en la tienda de la plaza propiedad del abuelo Ricardo Gabriel, para ver la cartelera.

Los mayores jugaban bsquet bol, para de ah si ganaban sacar el dinerito para la entrada, y nosotros nos agrupbamos en las calles empedradas de Comachun para jugar canicas con otros nios y quien ganaba tena ya garantizada la entrada y un refresco en el cine, cuando mal nos iba sabamos que el abuelo Ricardo Gabriel aceptaba, mazorcas, calabazas y huevos eran un comerciante distinguido y visionario, los nios hay nos vean correteando las gallinas, robando mazorcas a nuestros padres en las trojes.

Las cintas de las pelculas los traan en burros desde Pichataro, decan las personas “aprevngase hoy el cine va estar bien, hemos visto al abuelo Ricardo subiendo la cuesta con su burrito”. En los tiempos de cosecha, me desviva en el trabajo con mis padres, y ya cuando llegamos a casa le deca “fijase padre que tengo ganas de ir al cine, me das mis cincuenta centavos”, abra ocasin que no vayas al cine me deca? En lo que me daba mi dinerito entre una discreta sonrisa. El abuelo Ricardo, cobraba ese lugar en instantes se llenaba mientras en el fondo se vea la pantalla grande de blanco y negro, los seores iban envueltos de sus cobijas y tilmas, los nios nos sentbamos en las orillas, mientras los mayores se sentaban en las vigas del centro, y ya cuando estamos adentro era relajacin y descanso la gente despus de las jornadas de trabajo duros de la cosecha, bamos por nuestra botanita que era unos churros con salsa, solo haba algo que no me gustaba, que parecamos que estbamos en un horno, la gente mayor fumaban mucho, dira mi madre “como si eso fuera alimento”.

Aquello era un asombro total en conocer la magia del cine, para nosotros era nuevo como haba esos personajes; heroicos, monstruosos, y mujeres hermosas, en esa manta blanca, cuando salan las mujeres que acompaaban al Santo gritaban los seores nios tpense los ojos!, y nosotros parecamos hipnotizados al ver esas monumentos de mujeres. Cuando ya sabamos que al terminar la funcin nos buscamos quienes vivan por donde mismo, para acompaarnos porque ya era noche la salida, y no faltaban quienes nos jugara bromas asustndonos en las esquinas en el trayecto.

Este cine nos trasform nuestra percepcin y incentivo nuestra creatividad, adems este lugar y funciones una mas a la gente, a la comunidad, porque ese enorme galera se llenaba con un poco ms de 100 almas, all se encontraban los compadres, solo amigos, se conocan los amigos, comentaban sus preocupaciones y aventuras del dia, estos espacios fomentaban la convivencia sana y cohesionaba a la comunidad. Los realizadores o los cineastas con sus trabajos cinematgrafos mexicanos en ese entonces no tan solo buscaban plasmar y dar mensaje de respeto, sino crear mitos, personajes y justicieros que marco a muchas generaciones, ahora se han invertido los papeles, ahora el “hroe, es quien ha matado ms no quien han defendido ms”. Despus llego las videocaseteras en comachun, y poco a poco fueron desplazando aquel gran cine Lolita de Tata Lica, que hace 4 aos falleci y nos dejo con gratos recuerdos con sus pelculas, vaya un reconocimiento a este personaje de Comachun, y que las nuevas generaciones en este sentido de la cultura del sptimo arte le debemos mucho.