Cada año conmemoramos las fiestas decembrinas comenzando con la celebración de la virgen de Guadalupe mentira hábilmente inculcada en nuestras costumbres , tanto que ya se volvió tradición, pero es otra gran mentira de la iglesia católica, pues la virgen de Guadalupe era el estandarte que traía en su pendón el tal x cual asesino cachupín y rata mayor, Hernán Cortes, así que la virgen de Guadalupe era Española de la región de Extremadura, pues de allá era Cortes y, pues allá se apareció en 1327 y acá nos doraron la píldora y no la comimos todita, y todavía los curas nos dijeron “No hizo lo mismo con otras naciones” Non facit talliter omni nationis. Para hacernos sentir los elegidos.

Luego siguen las posadas que comienzan nueve días antes del gran evento que se da el 25 de diciembre, fecha de nacimiento de nuestro señor SOL o sea tata-huriata es la fecha universal del nacimiento de nuestro supremo dios, el SOL todas las culturas del hemisferio norte del planeta festejaban el nacimiento del SOL ese día, con distintos nombres, pero siempre era el SOL nuestro dios mayor.

Los egipcios lo llamaron Ra, Amon-ra, Horus, Los Asirios y caldeos lo llamaron Mitra, los Tibetanos lo llamaron Buda y también Krishna , los Etruscos Apolo y Adonis y los Griegos Dionisio y Helios, y también el Ave fenix, que muere quemado en una hoguera y de sus cenizas resucita y se convierte en una nueva ave, Fenix, que asciende triunfante al cielo.


Acá en América se llamo Tonatiu, Inti, Tata-huriata, Kurhika-kahueri, Cupantzieri, Ketzal-coatl, Tezcatlipoca, Huitzilopoxtli, Kukulkan, los zapotecos lo llamaron Copijcha y siempre se festejó su nacimiento tres días después del solsticio de invierno, el 25 de diciembre en el calendario gregoriano, por que después del solsticio de invierno el 21 de diciembre, el SOL se detiene, para su marcha que llevaba hacia el sur desde el solsticio de verano el 21 de junio, si nos fijamos hacia donde sale el SOL, al menos estos tres días, el 22 el 23 y el 24 sale donde mismo, exactamente donde mismo, siendo que todos los días se mueve un grado hacia el sur y el 25 de diciembre tres días después de haberse detenido reinicia su marcha nuevamente hacia el norte.

Aquí hay dos cuestiones a analizar, primero, nueve días antes del suceso, ¿Por qué nueve días? Mis tata-keris de Patamban me enseñaron que para que una semilla germine, bajo condiciones idoneas pasaran nueve días, desde que se entierra hasta que aparecen las primeras hojitas ya germinadas, si transcurridos esos nueve días, lo sembrado no salio a la superficie, lo sembrado, murió, no se logró. Por eso rezamos como borregos el novenario de rosarios a nuestros muertos para que de alguna forma, nuestros muertos encuentren el camino hacia cumienchecuaro o sea el mictlan de los mexicas, los nueve días son conocimiento universal, conocimientos paganos, diría la iglesia católica, antes de piratearse descaradamente las costumbres paganas e incrustarlas a su liturgia. Cuando sembremos nuestra milpa o ecuaro, fijémonos cuantos días tarda el maíz después de sembrado. Aquí esta cifrada la dualidad vida y muerte, para que una semilla germine y dé vida, primero tiene que morir.

Luego tres días, antes del nacimiento de el SOL, precisamente son los tres días que el SOL sale donde mismo, es decir, para su camino, simbólicamente el SOL muere para renacer y curiosamente el SOL se queda quieto bajo la cruz de la constelación de virgo, la dichosa cruz del sur, tam-hoscua, cuya estrella mas brillante se llama mamal-huatzin y o malinali los Caldeos la llamarom Belem o Bettelheim o sea la casa del pan y curiosamente también el símbolo para representar a esta constelación la de virgo es una M por eso la madre de el SOL personificado en los dioses y héroes ya mencionados arriba, siempre se llamaron Maya, Maria, Mirra, siempre con una M al principio del nombre allá en el viejo continente, acá en Mesoamerica se llamó Chichihualiztli o sea el árbol de la vida o de nuestro sustento y su principal estrella se llamaba malinali y o mamalhuatzin, que curiosamente también los dos palos que se usaban para hacer fuego se llamaban mamalhualiztli.

Nuestros antepasados Toltecas le vieron a esa constelación la figura de un arbol. Sahagun escribió sobre este suceso pero confundió la constelación por la de Tauro y sus cabrillas que están exactamente en el lado opuesto de este suceso. (Tres veces pues ofrecían incienso y debe ser por que ellos son tres estrellas, la una vez a primera noche, la otra a hora de las tres, la otra cuando comienza a amanecer, llaman a estas estrellas mamalhuaztli).

Antes de iniciar nuevamente su eterno andar sobre el cielo y esta vez lo hará hacia el norte 180 días, moviéndose un grado cada día, hasta el solsticio de verano y se regresa hacia el sur otros 180 días, que nos dan 360 pasos o grados de nuestra circunferencia y o geometría, todos los círculos tienen 360 grados, eso lo sabe hasta un niño de primaria.

Esos tres días corresponden al jueves santo, al viernes santo y al sábado santo y el domingo de gloria que corresponde a la resurrección de nuestro señor Jesucristo, que murió en la cruz o sea el SOL que murió en la cruz del sur de la constelación de Virgo. (Y al tercer día resucito de entre los muertos y subió al cielo).

Luego la estrella de Belén que guío a los tres reyes magos que venían del oriente a adorar al niño recién nacido, otro cuento pagano, pues la estrella que guia a los tres reyes magos hacia Belén, no es otra cosa que Sirio la estrella mas brillante de la constelación del can o perro mayor, que a su vez sigue a otra constelación la de Orión también llamado el cazador, cuyas estrellas mas brillantes son las tres estrellas juntas que forman el cinturón del cazador y que la iglesia para confundirnos las bautizo como los tres reyes magos que siempre aparecen por el oriente y por una línea imaginaria, casi forman una recta indicando la cruz del sur, o sea la constelación de Virgo. (CHICHIHUALIZTLI.)

La iglesia católica nuevamente se adjudico un evento totalmente pagano y nos lo vendió como un original y además nos lo transportó a la semana santa de marzo o abril para no ser tan obvios y además crear otra fecha para hacer negocios y misas y tenernos completamente aborregados y mansitos para podernos despelucar a sus anchas aprovechándose de la ignorancia en la que nos dejaron sumidos con toda la intención los usurpadores invasores del siglo 16.

Purépechas ya despierten y levanten la cara al SOL, con el SOL como dios no necesitamos de ninguna religión ya que todas las religiones están fundamentadas en la ignorancia, la religión nubla y cancela el uso de nuestro cerebro, acaba con nuestra autoestima, pues esta civilización, la occidental que padecemos, fue creada en la etapa mas oscura de la era que está por terminarse en este próximo solsticio de invierno del año 2,012.

Mis tata-keris de Patamban me decían que el día terrenal tenia cinco partes, como los dedos de una de nuestras manos y eran 1. Amanecer, 2. Medio dia, 3. Atardecer, 4. Anochecer y 5. Oscuridad Total. Y que en el universo hay micros y macros y que un día galáctico o cósmico también tenia las mismas cinco partes en periodos de 5,125 años terrestres para cada una de las partes y que, el próximo amanecer seria en el solsticio de invierno del año occidental del 2,012.

Nuestros tata-keris antiguos eran asiduos observadores del cielo y se pasaban la noche en vela observando la bóveda celeste para obtener conocimiento de la mecánica celeste y así poder actuar de acuerdo a conocimientos universales, el día cósmico o sideral para nuestros tata-keris era de 25,625 años terrestres, primero dividido en dos partes de 12,812 años para el día y otros tantos para la noche, que finalmente termina este próximo 2,012. cifra muy parecida al día sideral o galáctico Caldeo o Asirio que era de 25,920 años divididos en 12 etapas de 2,160 años correspondientes cada una a las doce constelaciones del zodiaco actual.

En realidad son cuatro las constelaciones que se alinean para este suceso y son la constelacion de virgo llamada por nosotros T'amu Joskuecha y o chichihualiztli, la cruz de sur (el arbol de la vida o de nuestro sustento) y la estrella mas brillante llamada malinalxochitl y mamalhuaztli (asi se llamaban los dos palos que se usaban para hacer el fuego nuevo).
Luego sirio la estrella mas brillante del sur, ( Después de Venus es la estrella mas brillante y siempre aparece por el oriente.) pertenece a la constelación del can mayor, teruchucua, Uichu y o itzcuintli.

Luego Orión o el cazador con sus tres estrellas del cinturón llamadas los tres reyes magos, llamadas por nosotros Tarhérakua y o el arado, los Mexicas lo llamaron ilhuicamina.
Y al principio de la línea imaginaria que apunta hacia la cruz del sur donde muere y renace el sol, las cabrillas o pleyades tambien llamadas Uache Joskua y o tianquiztli, pertenecientes a la constelacion de tauro.

Como la ven Purépechas, nuestros ancestros tenían nombre para todas las estrellas y constelaciones que se miran en el cielo cada noche.

En mi pueblo de Patamban y otros pueblos de la Meseta P'urhépecha cada año en diciembre se elige una casa para conmemorar este suceso y la casa elegida se llama la chichihua, se levanta un morillo enorme y en el se cuelga una estrella roja para que todo el pueblo sepa que ahí va a nacer kurhika-khaueri tata-huriata o sea, ahora el niño dios, después de la invasión europea. Desde Patamban el sol sale tres días por Cocucho indicando el solsticio de invierno y el otro solsticio, el de verano sale por Tlaxaxalca.


_________________________
José Luis Huerta Ruiz.
Un Purépecha pues.