Afilando el hacha entre Dceres y Decires entre Mitos y Mitotes.

Duele hablar de la UIIM en el momento actual,

Comenzar la reflexin lo que en conciencia pensamos, decirle, recordarle, proponerle, comprometerle a la comunidad universitaria. Decir por ejemplo, que la interculturalidad la podramos definir como un sistema para pensar a los otros, pensarse en los otros y ser en los otros (Razo, C. 2009) Para poder acercarnos a la universidad Intercultural deberamos comprometernos con entender a la interculturalidad como el sistema o el conjunto de sistemas para pensar otras culturas, pensarse en otras culturas y ser en otras culturas (Razo, C. 2011). Si sustituimos las palabras otras culturas por otros pueblos, el concepto aqu sealado adquiere excelentes matices y tonalidades para la reflexin.

Tambin se tendra que buscar una aproximacin para pensar a la cultura, de esta manera se propone que discutir a la cultura, como un conjunto de sistemas que nos sirven para pensar el universo, pensarse en el universo y ser en el universo; pensar la naturaleza, la vida, la vida humana y la conciencia. (Razo, C. 2009)

Al mismo tiempo considerar y revalorar las nociones que para tales efectos tienen todas las culturas del mundo, pero particularmente las culturas americanas, las mesoamericanas y mucho ms en lo particular las culturas purpecha, mazahua, otom, nahua y pirinda en el estado de Michoacn. Revisar cuales son esos sistemas de entendimiento y convivencia humana.

Si la idea que fundamenta la convivencia humana es el dilogo, cabra preguntarnos cules son esos razonamientos, siempre en contubernio, para pensar al otro, pensarnos en el otro y ser en el otro. Solo as podramos pensar y sentar las bases para pensar la cultura, la otra cultura. El pueblo, el otro pueblo. La comunidad, la otra comunidad.

El dilogo es y ser entonces una de las mejores maneras de ser de una comunidad, una cultura, una civilizacin.

Si recin escuchamos que las comunidades indgenas estn desarticuladas y que estn destruidas en su tejido social cules son esas razones de adentro y de fuera que influyen para que esto ocurra? Qu clase de dilogo, de dilogos, debemos establecer con el universo michoacano, con la naturaleza, con la vida, con la vida humana y la conciencia, an con el poder poltico?

En trminos de Razo, ambientalista de la UIIM, deberamos hacer espacio para construir dilogos con la libertad, libres de prejuicios, complejos, caprichos, vanidades, odios, rencores, nimos de venganza, envidias y codicias. Un dilogo con la vida humana, que se traduce en pensar a otros humanos, pensarnos en los otros humanos y ser en los otros humanos.

Esta universidad imprime un sello importante y nico en sus educandos cuando afirma que el dilogo es la primera oportunidad de la convivencia humana, el que nos permite entrar en el mundo de los otros y tambin invitar a los otros a entrar al mundo nuestro, y de ah comenzar con la gran tarea humana de construir mundos comunes y afines, construir comunidades, reconstruir nuestras comunidades. Esta frase es enormemente hermosa porque nos permite sentir que es posible pensar y soar en la posibilidad de reconstruir el tejido social de nuestras comunidades, en la sierra, en la Caada, en la Cinega, en la Japonda, en la costa nahua y en las comunidades mazahuas y otomes, en la tierra caliente de nuestro estado.

El dilogo es un sistema que educa para la convivencia y nos invita a vivir y convivir con otras culturas, nos invita a dialogar con los otros saberes de las otras culturas. La UIIM debe privilegiar el dilogo de saberes porque nos ayuda a pensar para saber: saber ensear, saber aprender, saber conocer, saber crear, saber saber, saber criticar, saber soar y saber pensar (Razo, C. 2009). La UIIM debe ayudar a pensar a los otros, y como nos pensamos en los otros.

La UIIM debe ser respetuosa del saber de nosotros: privilegiar cmo pensamos, enseamos, aprendemos, conocemos, creamos, criticamos, imaginamos y reflexionamos. Esta es la otra epistemologa.

Que elementos de nuestra cultura, pueden entonces sernos tiles en la actual coyuntura que enfrenta nuestra universidad, cuales virtudes de nuestras comunidades pueden ayudarnos a enfrentar de manera conjunta los grandes problemas sealados, Cmo dar luz, cmo construir luz en la conciencia de esta juventud que se manifiesta por alcanzar mejores condiciones de estudio, y de vida? Cmo ayudar a que suban sus banderas hasta la cumbre ms alta?

Hoy, la juventud debate cuales seran las mejores condiciones para empezar a construir su futuro. En la universidad iberoamericana gritan a los gobiernos y candidatos sus deficiencias y sus fallas, en la UMSNH los estudiantes se expresan crticamente y luchan por los grandes intereses de la juventud, ellos levantan las grandes banderas sociales a nivel nacional; ponen en jaque las propuestas que el gobierno mexicano instrumenta para el desarrollo, la deuda, la droga y la democracia Por qu no hacerlo en la UIIM? Cmo potenciar nuestros ideales?

Ante esta pregunta, algunos datos pueden ayudar a pensar el papel del estudiantado; de la academia siempre progresista y deseosa de aportar; de la poltica siempre deseosa de construir los puentes para el dilogo; de la comunidad purpecha siempre anhelante de propuestas sencillas y digeribles; de la sociedad en su conjunto, esperanzada en soluciones duraderas.

Sirva entonces recordar algunas cosas que los gobiernos han olvidado y desean que el purhpecha deje en el olvido, por ejemplo, que recientemente la ONU reconoce que los nicos, -los nicos- que pueden generar estrategias para bienvivir en el mundo (estrategias eco sistmicas) son los pueblos originarios, han mencionado que el 60 % de la riqueza natural est en manos de los pueblos originarios, estas cifras pueden iniciar el dialogo [y no la verdadera razn] para que la educacin UNIVERSITARIA INTERCULTURAL INDIGENA contine por los caminos de su construccin; rescatando saberes y/o promovindolos en comunidades indgenas; no solamente en el mbito de la educacin formal sino tambin en la educacin bsica, media superior y superior.

El papel de la UIIM pudiera ser el de facilitar que los pueblos originarios se escuchen a s mismos y que habrn con sus llaves las grandes puertas hacia su desarrollo; en el buen vivir donde se han desarrollado durante tantos aos y no en la idea del capital y la explotacin. Esto es lo que a mi juicio deben gritar nuestros estudiantes. Aqu es donde las comunidades quieren ver a sus hijos, a los estudiantes de la UIIM, a sus maestros, a sus investigadores, a sus administradores. Las comunidades no comparten los decires publicitarios tales como el de bienestar, por reducido y ambiguo. Porque no se trata de estar bien al estilo de las grandes ciudades, sino de vivir bien, y buscar o reencontrar sus significados y encontrar los caminos hacia l.

Si las comunidades indgenas han sabido mantener ese 60% de la riqueza natural y han aprendido a vivir bien y han podido resistir los embates del capitalismo; cules son esos saberes que pueden ayudar a formar una nueva humanidad y reconstruir una civilizacin?

Estos saberes podran encontrarse si y solo si la UNIVERSIDAD dispone de las estrategias necesarias para caminar los primeros caminos, -entendido textualmente-, significara remontarnos a cuando construimos nuestra filosofa, es decir, los momentos cuando nuestro pueblo invent la sabidura, la palabra y el pensamiento purhpecha (Mimxekua, uantakua ka ertsintskua) ah se puede encontrar verdadera inspiracin para razonar los caminos del ser universitario, del estar en la universidad, del hacer en la universidad, del crecer en la universidad, del tener en la universidad, del pensar la universidad y del soar la universidad. Una excelente oportunidad para crear y recrear el conocimiento de manera colectiva. Tambin para iniciarse en la construccin de comunidades del saber (para no mencionar comunidades de investigacin cuyo concepto molesta a muchos, indgenas y no indgenas), siempre caminando con la comunidad Purhpecha, Nahua, Hah-Otom, Jatjo-Mazahua y Pirinda-Matlazinca , por indicar el contexto de la UIIM, pero entendiendo que la construccin va mas all.

La UIIM debe pretender ser una universidad que construya dilogo y con l se camine hacia la construccin de un nuevo paradigma en la educacin, con sistemas para pensar y reconstruir los proyectos de vida de la juventud indgena y no indgena michoacana y del pas. (Razo, C. 2011) Nuestra universidad se podra concebir entonces como el alma materna donde se trabaje por los jvenes indgenas que no han encontrado las oportunidades, para que aqu encuentren definiciones a sus proyectos de vida y con ello se contribuya al gran proyecto de futuro del pueblo purhepecha y del estado de Michoacn.

Necesario hablar de otro elemento fundamental del proyecto universitario, el respeto entre los universitarios, para los universitarios y por los universitarios. La pregunta es si ser posible que el nuevo gobierno y los futuros gobiernos tengan a bien pensar la universidad, pensarse en la universidad, y ser en la universidad intercultural indgena de Michoacn, -como condicin de reciprocidad- y si, como respuesta, los universitarios, los de adentro, podrn pensarse con respeto, esto ltimo como presupuesto para el funcionamiento de un sistema que no dilapide las energas.

Otra pregunta, si comuneros y no comuneros de todas las regiones, si acadmicos e intelectuales de las diferentes universidades y centros educativos de enseanza superior sern capaces de aportar sus talentos para alcanzar tan nobles propsitos. Renace entonces una invitacin a la construccin del respeto de ste y los dems sistemas educativos del estado de Michoacn.

La UIIM no debe cerrar la filosofa a la familia, el barrio y la comunidad. Por justicia, por derecho que nos asiste debe ayudar a construir nuestras historias, que haga posible que los gobiernos volteen sus ojos a la sierra, a ese lugar donde los desplazados histricos, estn aprendiendo los peligros de contar una sola historia.

En la UIIM, participan los saberes tradicionales y los llamados saberes racionales, con su combinacin se puede mucho ayudar en la construccin del nuevo estado de Michoacn. Un Michoacn con rumbo. Orgulloso al fin de sus culturas porque estas se abren al mundo de la globalidad de la cual es imposible separarlas.

Cuando se habla del el respeto a los sistemas educativos es para decir que debe ser la gran prioridad de un buen gobierno. La gran tarea de todo gobernante debiera ser el de extender la mano amiga para ayudar a definir y respaldar el proyecto de la interculturalidad para que desde estos lugares donde se respira libertad, aire puro e ideales, se preparen los jvenes que ayudarn a construir los grandes proyectos del futuro, qu implica lo anterior?

El compromiso: que con el liderazgo de estudiantes, acadmicos, de personal diverso (administrativo, de planeacin, de servicio, de difusin, y de extensin universitaria), de los sabios purhpecha, del liderazgo de rectora, se pueda cimentar, desde estas tierras, el gran proyecto productivo nacional que ponga las bases para asestar el golpe definitivo a la pobreza, la injusticia, la discriminacin , falta de empleo y la migracin, que ponga fin a la discriminacin de la mujer, de ella no podemos olvidarnos porque los ndices de desarrollo humano nos siguen restregando en la cara que los votos de la mujer no valen lo mismo que los de los hombres, y que los gobiernos, aun los democrticos, mucho tienen que hacer para recomponer su dignidad.

No olvidemos aqu, que en esta universidad tenemos ms mujeres que varones y que urge hacer algo para que sus egresadas pronto se incorporen al trabajo. Para que en el futuro sigan aportando el concepto de maternidad responsable del que tan orgullosos nos sentimos los pueblos originarios. La gran familia indgena le debe a la mujer la lengua para comunicarnos. En ellas descansa el peso de nuestra sobrevivencia. Por esto la UIIM debe estar orgullosa de que sean muchas mujeres quienes encuentren en esta universidad su sinnimo de vida.

Por estas razones decimos que la UIIM da rumbo a un proyecto de gobierno, con la participacin de los jvenes y las mujeres jvenes como recurso fundamental. Estos u otros gobiernos estaran obligados y orgullosos de pensar y reconstruir el gran proyecto de la interculturalidad en Michoacn y en Mxico Cmo pensarlo, y estar orgulloso de l, sin alharaca? Ese es el reto.

En el horizonte se vislumbra un camino, es el que nos da la educacin pblica, gratuita, laica y autnoma. Un camino muchas veces caminado pero que an tiene piedras en el camino.

Aqu debemos exigirnos la participacin de todos para soar, pensar, hacer, tener y crecer en el gran proyecto de la autonoma universitaria. Un proyecto a construir por el pensamiento CRITICO, CREATIVO, INNOVADOR Y NO CONVENCIONAL (Razo, C. 2009) DE TODOS LOS ACTORES, donde eventualmente participe lo mejor de la intelectualidad indgena, donde se aprovechen al mximo los vnculos con las comunidades y pueblos indgenas del estado y participen las autoridades tradicionales de nuestros pueblos.

Es tarea de todos. En esta universidad, juntos podemos construir y/o reconstruir, no solo la autonoma universitaria sino tambin los sistemas productivos, agrcolas, pecuarios, silvcolas, pisccolas y artesanales, podemos ayudar a reconstruir los sistemas de comercializacin y economa solidaria.

La comunidad de Pichtaro ya lo pens, y muy bien; cuando decidi poner en resguardo de todas las comunidades indgenas del estado estas 40 has de dignidad y orgullo indgena para que all se construya la reivindicacin de nuestros pueblos, para que nuestros hijos piensen y luchen por su futuro. Lase bien, decidi poner en resguardo de todas las comunidades indgenas del estado cuarenta hectreas de dignidad y orgullo. Dicho sea de paso, la comunidad no entiende cmo la SEP exige que la C.I de San Francisco Pichtaro entregue la tierra y, en trminos agrarios la extraiga de su polgono comunal. A quin entregarle nuestra madre tierra?

Por aos no solo Pichtaro, la regin en su conjunto, ha imaginado un complejo entramado de proyectos para que los jvenes se piensen en un proyecto de vida y construyan una vida llena de proyectos. (Razo, C. 2011) En estas tierras, comuneros de aqu y all han dibujado el quehacer en contra de la siembra, distribucin y consumo de los transgnicos; se ha definido como territorio libre de estos productos, no de manera casual, sus tierras han sido depositarias a travs de milenios, de al menos 13 de las razas criollas de maz, existentes en Mxico y el mundo, - un territorio as no lo encontraremos en ninguna parte-. Nuestros campesinos, de aqu y de all, no desean una agricultura de museo, ni arrendamiento,

La universidad con ayuda de todos los actores podr entonces definir nuevos esquemas tecnolgicos de sustentabilidad, donde el ser humano sea la prioridad y no los falsos esquemas de conservacin. No deseamos ser esclavos de nuestras propias tierras,. Tampoco deseamos que la explotacin de los recursos naturales sea concesionada directa o indirectamente a los agentes del comercio externo. Es aberrante que esto suceda y que la Universidad calle estas injusticias.

En la universidad intercultural se pueden definir junto a los saberes tradicionales los nuevos esquemas de mecanizacin del campo. Tambin los nuevos esquemas de explotacin de la tierra. Pensar la tierra, pensarnos en la tierra y ser la tierra para poder defenderla. En Pichtaro el dicho aquel que reza: el que vende la tierra, traga tierra no reza para sus habitantes. Se ha escuchado que la comunidad no vende la tierra, ni la regala; en el caso que nos ocupa, la deposita en manos indgenas de las diferentes comunidades para ayudar a construir el gran proyecto de crecimiento que mire de frente al mundo, con orgullo y dignidad. No se ve en este hecho un acto de humildad? Solo se es humilde si se espera y se convierten los actos de espera individuales en actos de esperanza colectiva

La universidad debe dar voz a sus hijos, escolarizados o no escolarizados, y no ser la voz de nosotros. Debe seguir reclamando, nunca ms un Mxico sin indios, un Michoacn sin nosotros.

Solo se necesita de un compromiso para que, podamos juntos construir el proyecto de autonoma de nuestra universidad.

Este proyecto bien podra construirse sobre el sentido y significado de una comunidad universitaria solidaria y de servicio, donde se forme, se madure y fortalezca el espritu universitario. (Razo, C. 2009) Para ello se hace necesario construir sistemas de educacin permanente y continua, formal y no formal para que todos, universitarios y no universitarios construyamos en primer trmino nuestros proyectos de vida y una vida de proyectos. Solo as podremos construir el proyecto de comunidad y municipio que queremos, el proyecto de Michoacn y el proyecto del pas que queremos.

El nuevo ambientalismo indgena seala que la complacencia, la indiferencia, la pereza, as como la falta de ideales, esperanzas, compromisos, principios, valores y proyectos conllevan la mediocridad y la destruccin del espritu de lucha de nuestros jvenes, por lo tanto deben ser erradicados, desterrados de esta universidad y de su gobierno. (Razo, C. 2011)

Este nuevo ambientalismo tambin nos hace recordar que siempre, en todos los tiempos, hay, o debe haber, hombres o mujeres intrpidos y audaces que se ocupen de los grandes problemas, de los problemas difciles y de los problemas en los que ya antes muchos hombres y mujeres no han tenido xito. (Razo, C. 2011)


Este es el reto maysculo de los liderazgos!


Caminar en la sabidura!
pero de verdad
Humildes siempre.

Pichtaro Michoacn a 14 de mayo de 2012.
Marco Antonio Pea Romero.
huinumo@prodigy.net.mx