Derecha, Tat Salvador Campanur Snchez, muestra fotografas de desaparecidos en Chern, Meseta Purpecha. Protesta fuera del Castillo de Chapultepec, Mxico DF.

El tener miedo es una condicin del ser humano,
slo los monstruos no tienen miedo
del miedo surge la fortaleza Javier Sicilia.
Vivimos en una sociedad que promueve los valores democrticos de ser justos con uno y con todos, la importancia de encajar en un grupo y saber cmo cooperar con los dems, se nos ensea pronto en la vida que quienes son exteriormente combativos y agresivos pagan un precio social: impopularidad y aislamiento. Estos valores de armona y cooperacin son perpetuados en formas sutiles y no tantas: a travs de libros sobre como triunfar en la vida; travs del agradable, pacifico exterior que quienes encabezan al mundo presentan a la sociedad; a travs de las nociones de correccin que saturan el espacio pblico. El problema para nosotros es que se nos educa y prepara para la paz y no se nos prepara en absoluto para lo que enfrentamos en el mundo real: La guerra.(1)

En nuestros das nuestro contexto social han venido cambiado con pasos agigantados donde no tan solo est cuestionando a todo el aparato del Estado, sino que busca en que esta se trasforme. Es difcil admitir que no nicamente el Estado Mexicano est en crisis, sino que est siendo rebasado por la gravedad y complejidad de los problemas que se estn sucintando y est afectando todo el tejido social. Nunca antes el Estado Mexicano, haba llegado a encontrarse en este problema a lo largo de su historia de su formacin, ahora dentro de la globalizacin no tan solo estn derribando fronteras econmicas, sino que se est convirtiendo al Estado-Nacin en meras agencias, en donde los gobernantes se han convertido en gerentes de estas grandes tiendas que son las entidades federativas como lo sostendran algunos intelectuales mexicanos.

Ahora al ver la proliferacin de estos problemas en nuestra comunidad, en nuestro estado y en el pas Cunta razn tena estos pensadores que desde antes nos haban anunciado esta situacin? Sin embargo, nuestra indiferencia y la actitud simplista fue nuestra respuesta en ese entonces, pero basta de lamentaciones la cuestin es Qu hacer?, primero, es importante y urgente que el Estado y todos los niveles de gobierno reconozcan la crisis y la paulatina prdida de su vigencia que tienen, sino que cambien y rectifiquen su forma de ser y de proceder, y despejar la idea del control absoluto, sino en dar participacin al movimiento social que desde su mbito natural y rea estn trabajando de las ms diversas formas de organizacin y movilizacin en nuestro pas, sostiene Fernando Zavater filosofo espaol, que el corporativismo no es la solucin, sino este es el signo vital del Estado, son los movimientos sociales, porque son los que provocan e impulsan la regeneracin en la nueva forma de hacer poltica.

En la actualidad no tan solo estamos comprobando sino estamos participando en aquella mxima que ya se est dando en algunos pases europeos que Haya ms sociedad civil organizado que gobiernos, Qu es lo que estamos viviendo en nuestro pas? Qu es lo que est sucediendo en algunas de nuestras comunidades P'urhpecha? Estos ya no son teoras acadmicos, sino son realidades que se estn dando en la vida cotidiana de cada uno de nosotros. No con esto se esta planteado el derrocamiento de gobiernos, sino son cuestionamientos a que cambien, porque desde dentro la inoperatividad es parte del poder pero es algo ms letal que les provoca en el interior, ms que la organizacin de la rabia social que provienes de todos los rincones de los movimientos sociales y de los ms desprotegidos.

Dentro de la sociedad Quines son los que tienen las tensiones sociales? Son los que no son tomados en cuenta en la democracia participativa, los que se quedaron fuera de la democracia retributiva, es decir, las comunidades indgenas en suma todo el movimiento social. Habra que seguir preguntndonos Quines son los que se estn movilizando en la limpieza y reforestacin del medio ambiente? Quines son los que hasta el cansancio nos estn diciendo que en cualquier momento puede reventar esto socialmente? Quines son los que se estn movilizando para exigir alto a la guerra y si a la paz con justicia? Quines son los que estn defendiendo los bosques? Creemos que nos tan solo es suficiente sacar iniciativas sino de llevar acabo esto en la practica en cada uno de nuestros lugares de origen y donde falta haga.

El da de ayer nuevamente hemos constatado la gran habilidad que tiene el gobierno federal de adjudicarse los movimientos sociales que surgen desde abajo, sosteniendo en los medios de comunicacin que no tan solo est a favor que la sociedad civil hable y se organice, sino que abre canales donde se pueden dialogar y llegar a acuerdos concretos con los representantes de este movimiento nacional pacifico, el da de ayer constatamos un hecho indito e histrico la reunin en el Catillo Chapultepec entre el Presidente de la Repblica y el Movimiento del Dialogo por la Paz que encabeza el poeta Javier Sicilia, en donde se intercambiaron fuertes y acalorados cuestionamientos y reclamos de familiares de desaparecidos, as como unos hermanos de Chern que asistieron y hablaron de la importancia de proteger los bosques pronto conoceremos los acuerdos y las acciones a seguir. Lo que necesitamos no es imposible e inhumano e ideal de paz y cooperacin a las cuales adherirnos, ni la confusin que estos nos provocan, sino conocimientos prcticos, sobre cmo abordar el conflicto y las batallas diarias que enfrentamos y estos conocimientos no aluden a como ser enrgicos para obtener lo que queremos o para defendernos, sino a ser ms racionales y estratgicos en lo tocante al conflicto, canalizar nuestros impulsos agresivos en vez de negarlos o reprimirlos.(2)
Por: Ral Cruz Sebastin | Comachun.







Fuentes:
(1). Robert, Greene, Las 33 estrategias de la Guerra, pg. 23
(2). Robert, Greene, Las 33 estrategias de la Guerra, pg., 24