Hola & Bienvenido(a) a nuestra página comunitaria Purépecha. ¿Esta es su primera visita? Registrarse
►Chúxapajtsin:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Flickr Venos en YouTube
    • Juchári Jimbáni Uéxurhini eróntskua 2020 - Kápakuarhu iréta uératini jimbó

      Página en memoria de nuestro amigo por siempre: Tatá Mateo Pérez Ramírez. †
      Bienvenidos

      Má jurhíatikua inchámani, kutsï febréru uéxurhini 2020 jimbó


        • Image         ..::KURHÍKUAERI K'UÍNCHEKUA 2019::..
          El ritual y celebración de la renovación de Ch'jpíri (Fuego), el comienzo de Juchári Jimbáni Uéxurhini; el Año Nuevo P'urhépecha se remonta al período prehispánico, época en la que se realizaban diferentes ceremonias en honor a las deidades propias de la Cultura Purépecha: Curicaveri (Kurhíkuaeri). Deidad de los antiguos P'urhépecha de donde surgimos los P'urhépecha, Kurhíkua= Fuego, Eueri. Eri= somos, (genitivo). La cita es el día Viernes primero de Febrero de 2020 en la comunidad Purépecha de Capacuaro, en el municipio de Uruapan, Michoacán, México.
          Jaué je p'ískuntani, uinháperantani ka tanháxerantani juchári iréchekuani. Menderu tsïpeparini eróntasïnhaksïni k'éri jánhasïkatiicha. T'erúnchitiicha, jurámutiicha ka k'uirípu Huancitu anápu. Iásï jindéuati ma ekuátsï témbini kuímu k'uínchentskua úkorhekua. Ma jurhíatikua inchámani Febréru 2019 jimbó.

             ☄ 2020 - Enlaces importantes, desde Capacuaro, Michoacán, México:
          - Programa de la caminata y traslado del Tatá Kurhíkua / Abuelo Fuego, de Cuanajo a Capacuaro.
    • Pirékua P'urhépecha contemporanea

      Por: Naná Rocío Próspero Maldonado.

      En el único interés de enriquecer la discusión que por varios días se ha venido generando en el Facebook, a favor o en contra de las formas de expresión que tiene actualmente la Pirékua P’urhépecha, vierto aquí mi opinión personal, que obviamente, no es lo último ni lo más acabado. Posiblemente esté equivocada en percepción, pero siento la necesidad de externar mi pensamiento.

      Lo hago, porque cuándo se dio el nombramiento patrimonial a la pirékua, en la UNESCO en el año de 2010, se generaron muchas expectativas al respecto. El gobierno en turno, habló de un cuasi macro proyecto de investigación y desarrollo sobre nuestra música, y a la vuelta de seis años ya, evidentemente, no se hizo absolutamente nada. El INAH, tuvo un nuevo tema de discusión para sus investigadores, que conformados en un Observatorio, se dedican a eso solamente, a observar y a tener tema de investigación para poder cobrar salarios oficiales; como siempre, los indios seguiremos siendo solo objeto de estudio como fenómenos humanos y ya. Penoso en el asunto, ha sido que varios hermanos, se prestaron a esa farsa igual que los que en su momento, firmaron a nombre del pueblo P’urhépecha para el nombramiento y que ahora, quedan en el rincón del olvido, pues eso si es fácil de desechar: olvidar lo que no conviene, y por ahí siguen Los Purhembe, Los Erandi, Dueto Zacán, los Tumbiecha, representando en cuánto evento oficial hay.

      Pero volviendo al tema de la pirékua y a lo que ha generado discusión y diversidad de opiniones (algunas muy muy buenas, de alta reflexión), solamente abonaré algunas ideas más: Ha sido de tiempo atrás muy discutido el tema de la evolución cultural.

      Los antropólogos y sociólogos no se dan abasto para citar teorías e ideas sobre lo bueno o no, de los cambios culturales en los pueblos del mundo, y en estos tiempos modernos, con toda la tecnología al alcance, es evidente que los cambios no se iban a esperar. A quienes nos tocó vivir la vida plena en conocimiento hace 40 años atrás en nuestros pueblos, no nos deja de asombrar que acelerados cambios se dieron en el tiempo. Esta parte, es muy controvertida, pues, mientras para unos es genial el cambio, la modernización y evolución de nuestros pueblos, para otros -quizá los mayores- es motivo de suspiro recordar cómo era diferente en mucho, la vida. Imposible retroceder en el tiempo.

      Escribo incluso de manera coloquial, porque sé, que será la forma más sencilla de expresión para nuestra gente, haciendo comprensible lo aquí dicho. Nuestra música también fue tocada. Incluso puede decirse que fue tocada hace ya mucho tiempo atrás. Que modificó sus formas de interpretación, sí. Que cambió sus instrumentaciones, sí. Que incluso en la pirékua, sus textos cambiaron en expresión, sí. Cada época fue dejando su sello particular, de ahí, que difícilmente puede hablarse de una forma de expresión “pura” de nuestra música. Sin embargo, algo quedó y por un largo período de tiempo, se compuso y recreó la música, dándole un sello particular que la hizo diferente del resto de las expresiones musicales del resto del país, de ahí, que tuvimos elementos para identificarla y verla distinta a otra música. Eso aún se pude percibir al escuchar los sones de 3/8 o los abajeños de 6/8 en rítmicas, y de igual manera, en las pirekuas cantadas en los mismos ritmos.

      Mi padre, el maestro Salvador Próspero Román (†) que fue un estudioso de la música P’urhépecha, señalaba que la música de cualquier parte del mundo, podía llegar a un punto de excelencia en composición e interpretación y que cuando llegaba a esa máxima expresión, se estaba frente a lo clásico. Evidentemente, mi padre externaba lo que había escuchado y leído en los textos sobre música universal. Es una opinión un tanto extrema, pero algo hay de eso. Lo mismo podría aplicarse a cualquiera de las artes. Por eso, hubo un Beethoven, un Mozart, un Bach y sigue habiendo nuevos compositores universales en la música. Las grandes orquestas del mundo, no tocan lo que llega primero a sus manos. Existe un claro y exigente formato para poder ser parte de repertorio.

      Aquí llego a lo contemporáneo de lo nuestro y parto de opiniones que leí: “a la gente le gusta escuchar lo que le divierte” traducido a “gusta escuchar lo que le hace moverse” y más traducido aún: a la gente le gusta lo que la hace bailar y estar contenta. Y si, ese es un componente humano, de ahí surgió la Música bailable, esa de ritmos moviditos, o hasta frenéticos que según estado de ánimo, nos mueve cadenciosamente hasta histérica-mente según sea el caso. La pirékua no nació con esa intención, o al menos, no tuvo esa intención por muchísimo tiempo. Al escuchar sus textos , sobre todo los más antiguos, encuentra uno ideas de reflexión principalmente y cuando se reflexiona, no necesariamente es cuando anda uno bailando o brincando como chango.

      La pirékua sirvió por mucho tiempo para enamorar, y para enamorarse tampoco funcionaba un estado de ánimo frenético, acelerado, loco, sino todo lo contrario, aunque ahora dice el buen amigo Javier Mellápeti, que las jóvenes gustan enamorarse con los “maullidos contemporáneos”, habría que ver si de verdad es ese el gusto contemporáneo de los jóvenes o es lo impuesto por la “masa comercial”, muy diferente. Tengo tan presente hace años que fuimos con mi hermanito Ismael García Marcelino a cantar a una comunidad Tojolabal, llamada Napité, allá casi en el fin del mundo, cerca de Guatemala, invitados por mi hermana Roselía Jiménez. Era un evento de gran magnitud. Cantamos las pirekuas y gustó. También llevaron a un grupo de jóvenes mayas a cantar. Subieron al gran foro y comenzaron su fiesta, cantaban cumbias en maya. Había entre ellos, dos chicas con tops y minifaldas bailando y retorciéndose como charamuscas, al terminar, obvio, el público rugía y especialmente los jóvenes que se arremolinaron junto al foro gritando y brincando como locos. Ya no los dejaban bajarse, una tras otra, todos felices y sobre todo, quienes organizaban que expresaban: ¡mientras la lengua se mantenga, hay que hacer lo que sea! Vi con profunda tristeza a otros hermanos de Chihuahua, Raramuri, que se quedaron esperando y esperando, -ellos seguían en el programa- con cantos y rezos en un ceremonial propio, los jóvenes en su acelere, les gritaban que se bajaran en una total falta de respeto generada por todo lo anterior. ¿Qué pensar ante esto?

      Falta mucho por expresar, creo que será mejor dejarlo como entregas. Espero que lo dicho aquí, mueva a la reflexión, a la discusión incluso, en buen plan, y en el deseo de que nuestra música logre una permanencia que merece.


      En la foto: Naná Roció Próspero Maldonado y el compositor P'urhépecha Tatá Juan Victoriano Cira (†).
      Este artículo fue publicado originalmente en el tema del foro: Pirékua P'urhépecha contemporanea iniciado por Pirericha Ver mensaje original

    Esta página comunitaria se reserva el derecho de prohibir el uso de cualquier programa, archivos y/o información en concordancia con los Derechos de Autor. www.Purepecha.mx NO aloja ningún tipo de material con Derechos de Autor en su Servidor, todo lo que aquí se encuentra y muestra son links o enlaces a servidores externos y la WEB ni el Staff tienen responsabilidad legal directa sobre dicho material.
    Solo unas cuantas partes de ésta página Web tiene COPYLEFT. Y para el resto, siempre se agradecerá que se cite a los autores originales y correspondientes del contenido de la obra: música, imágenes, archivo(s), vídeos, documentales, películas y escritos P'urhépecha (Purepecha) en cuestión. Esta página de comunicación indígena por asamblea comunal de la Cultura P'urhépecha se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional. Basada en una obra en http://www.purhepecha.org. Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en http://www.purepecha.mx
    Este sitio Web es la propiedad intelectual de tod@s los P'urhépecha de Michoacán, México y en el Extranjero. Ha sido creado y diseñado exclusivamente con Fines Culturales desde el día Domingo 10 de Febrero de 2008, es expresamente prohibido utilizar este sitio para fines comerciales y de lucro ajenos a las costumbres y tradiciones de la Cultura P'urhépecha.
    Este sitio se administra y diseña desde la Comunidad Indígena de Santa Fe de la Laguna, Municipio de Quiroga, Michoacán, México.
    En común acuerdo, nos reservamos el derecho de admisión y expulsión o baneo de usuarios(as) registrados.
    www.Purhepecha.org + www.Purhepecha.com + www.Purhepecha.mx
    El huso horario es GMT -5. La hora actual es: 05:43.
    Powered by vBulletin® Version 4.2.5
    Copyright © 2020 vBulletin Solutions, Inc. All rights reserved.
    Traducción por vBulletin Hispano Copyright © 2020.
    Página comunitaria, medio de comunicación del Pueblo P'urhépecha, Michoacán, México.
    www.Purhepecha.com Todos los derechos reservados © Copyright 2008-2020.
    ;