Hola & Bienvenido(a) a nuestra página comunitaria Purépecha. ¿Esta es su primera visita? Registrarse
►Chúxapajtsin:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Flickr Venos en YouTube
    • Juchári Jimbáni Uéxurhini eróntskua 2020 - Kápakuarhu iréta uératini jimbó

      Página en memoria de nuestro amigo por siempre: Tatá Mateo Pérez Ramírez. †
      Bienvenidos

      Má jurhíatikua inchámani, kutsï febréru uéxurhini 2020 jimbó


        • Image         ..::KURHÍKUAERI K'UÍNCHEKUA 2019::..
          El ritual y celebración de la renovación de Ch'jpíri (Fuego), el comienzo de Juchári Jimbáni Uéxurhini; el Año Nuevo P'urhépecha se remonta al período prehispánico, época en la que se realizaban diferentes ceremonias en honor a las deidades propias de la Cultura Purépecha: Curicaveri (Kurhíkuaeri). Deidad de los antiguos P'urhépecha de donde surgimos los P'urhépecha, Kurhíkua= Fuego, Eueri. Eri= somos, (genitivo). La cita es el día Viernes primero de Febrero de 2020 en la comunidad Purépecha de Capacuaro, en el municipio de Uruapan, Michoacán, México.
          Jaué je p'ískuntani, uinháperantani ka tanháxerantani juchári iréchekuani. Menderu tsïpeparini eróntasïnhaksïni k'éri jánhasïkatiicha. T'erúnchitiicha, jurámutiicha ka k'uirípu Huancitu anápu. Iásï jindéuati ma ekuátsï témbini kuímu k'uínchentskua úkorhekua. Ma jurhíatikua inchámani Febréru 2019 jimbó.

             ☄ 2020 - Enlaces importantes, desde Capacuaro, Michoacán, México:
          - Programa de la caminata y traslado del Tatá Kurhíkua / Abuelo Fuego, de Cuanajo a Capacuaro.
    • Luna luna, dame una tuna

      Todos los zapichus de la meseta purépecha aprendemos cuando estamos chicos una canción dirigida a la luna cuando esta, está llena, grandotota, reluciente y nos obliga a mirarla y admirarla, los abuelos o mas bien las abuelas nos decían cántale una canción a la luna y nos enseñaban la mas fácil de todas que decía.
      Luna, luna dame una tuna,
      la que me diste se me cayo a la laguna,
      mándala sin espinas, pues las espinas lastiman la cuna.
      Luna, luna cuéntame un cuento.
      Cuéntame el del conejo que comía tunas a la orilla de la laguna.


      - Caray abuelita ¿Cómo crees que la luna me va a mandar una tuna? –Tu pídele y veras que si te la manda. Y con esa autoridad y respeto que en aquellos tiempos se manejaba con los mayores, pues como chiquillos, si hacíamos caso de lo que nos decían nuestros mentores, pero como yo era un preguntón irremediable, le seguí exigiendo explicaciones a lo cual ella me contesto que me contaría un cuento.

      Que una vez hacia ya mucho tiempo, pero en verdad muchísimo tiempo, un señor había atrapado a un conejo comiéndose su huerto, lo metió a una jaula de carrizo y comenzó a preparar la lumbre y una olla de agua caliente para hervirlo pero fue por chiles al pueblo y dejo la olla en la lumbre, en eso paso por ahí un coyote y como los conejos son tan listos convenció al coyote de que ocupara su lugar pues le iban a dar carnita asada y además chocolate, le dijo al coyote. Cuando el señor del rancho regreso con los chiles ya no encontró al conejo, solo a un flaco coyote y del coraje lo echó a la olla hirviendo y el pobre coyote salio todo mojado y quejándose de las quemadas, le dio tanto coraje que juro vengarse del conejo y de todos los conejos del mundo, aunque todos sabemos que los conejos normalmente son las victimas de los coyotes, en los cuentos es al revés, pues la naturaleza humana hace que siempre defendamos a los débiles, por que los fuertes se saben defender ellos solos, así pues el coyote persigue eternamente a los conejos pero en este cuento siempre sale ganando el conejo pues puede mas la inteligencia que la fuerza bruta, el coyote siguió de día y de noche al conejo hasta que lo encontró muy tranquilo comiendo tunas en un nopal que estaba en la orilla de una laguna, baja le dijo ahora vas a pagar lo que me hiciste allá con el señor del huerto, ahora yo te voy a comer -¿Por qué vas a comerme amigo coyote mira que estas tunas están riquísimas abre tu boquita para que las saborees yo te la doy peladita directo a la boca para que no se te ensucie de tierra ni basura. -Órale pues, aunque después, de todos modos te voy a comer, me comeré la botana antes. Dijo el coyote.

      Abrió el coyote su bocota y saboreo una y otra tuna; -Realmente están ricas estas tunas.

      Pero a la tercer tuna el conejo no le quito la cáscara ni las espinas, además de que le aventó también una pitaya y el pobre coyote cerro su hocico con tantas ganas que se quedo atascado con la tuna y la pitaya y comenzó a sangrar de una manera abundante, pues las pitayas son como tunas, solo que mas redondas y tienen las espinas mas grandes y afiladas, sangró tanto que toda la laguna de Yuriria se tiño de rojo, desde entonces se llama laguna de sangre y también desde entonces las tunas y las pitayas se volvieron rojas, rojas de un rojo tan intenso que parece sangre.

      El pobre coyote aullaba de dolor y con las espinas atascadas en su lengua y paladar en muchos días no pudo comer nada y con cada día que pasaba, aumentaba mas el odio que le tenia al conejo, era tanto el odio que hasta se hizo amigo de una liebre, cuando todos sabemos que también las liebres están en el menú de los coyotes, pues bien esta liebre le tenia envidia al conejo por su abriguito blanco y por que no tenia las orejas tan largas como ella, así que se pusieron de acuerdo con el coyote para organizar una carrera por un camino donde el coyote estaría esperándolos a los dos, haciéndose el muerto para cuando pasaran por ahí, el coyote se comería al conejito y organizaron la carrera y al dar la vuelta detrás de una roca estaba el coyote tirado de panza al cielo. –Mira, mira aquí esta tirado un coyote, parece que está bien muerto – dijo la liebre. Como el conejito no era tonto se subió a la roca y desde ahí le dijo a la liebre,-Decía mi abuelita que cuando alguien deseaba comprobar que su muerto estaba bien muerto, había que echar un brinco sobre su panza para comprobar que de verdad estuviera bien muerto, de esa manera le sale el ultimo aliento y a veces hasta una lagrima al muerto. Entonces el conejito brinco bien fuerte sobre la panza del coyote y a este pobre, solo le salieron unos pedos bien apestosos y un grito de dolor que lo hacía quejarse, el conejito nada tonto le corrió bien lejos hasta donde no podía alcanzarlo el coyote. Como la liebre y el coyote se habían hecho amigos la liebre le dijo al coyote donde estaba la cuevita donde vivía el conejo y así el coyote como tenia tanto tiempo sin comer, estaba bien flaco y como pudo se metió a la casita del conejo a esperarlo para comérselo, cuando el conejo regresara después de un día de trabajo y juego, cuando regreso a dormir el conejito observo que algo andaba mal, pues las plantitas que rodeaban la cueva estaban machucadas y en desorden. –Cuevita, cuevita, muy buenas tardes tengas.-;;;; Nada. –Cuevita, cuevita, muy buenas tardes tengas-;;;;;;;;;; Nada. –Que raro siempre que te saludo cuevita, me contestas, -¿que pasa contigo cuevita, acaso estas dormida? Con mas fuerza el conejo dijo. –BUENAS TARDES CUEVITA.

      Una voz que quería ser dulce salió del interior de la cueva. -Buenas tardes conejito que esperas para entrar. Apenas escucho la respuesta el conejo dio un salta-patras y salio corriendo a buscar otra cuevita.

      Cuando por fin encontró otra cueva el conejo se metió, pero como no era suya, estaba mas grande la entrada por lo que cuando, llego el coyote lo encontró en un rincón arriba de unas ramas y con las manos hacia arriba como deteniendo el techo, incluso con las orejas detenía el techo de la cueva. –Ahora si te llego tu fin, ahora si ya no te me escapas.- Dijo coyote.

      Que bueno que llego señor coyote, rápido, rápido, ayúdeme a sostener el cielo por que esta temblando y si no lo sostenemos el cielo nos apachurrará-. El conejo fue tan convincente pues puso una cara de espanto que nuevamente engañó al coyote y este se tiro de espaldas y con las cuatro patas se puso a detener al cielo, viéndolo así el conejito le dijo no te muevas de ahí coyotito, voy por ayuda para que nos ayuden a detener al cielo y otra vez se le escapo al crédulo y tonto coyote.

      Ahí no paro la cosa el coyote realmente le tenia mucho coraje al conejito y cada día lo odiaba mas pero un día el conejito se compadeció de el por verlo tan flaco y hambriento y le dijo. Mira coyotito para que ya no sufras por hambre te voy a revelar un secreto, tengo una entrada secreta para entrar al huerto del señor pero tienes que entrar de noche para que no te vean y cuidarte mucho del señor y sus perros la entrada era chiquita apenas para el conejo y por ahí metieron al coyote los cuatro amigos conejos, cuando coyote estuvo adentro del huerto se dio un atascón de cosas, elotes, pimientos, habas, garbanzos, repollos, de todo comió el coyote, comió tanto que hasta engordó de tal forma que cuando quiso salirse ya no cupo por la entrada que era tan chica, pues era especial para los conejos. Con mucho coraje el señor buscaba y buscaba quien le hacia daño a su huerto, el coyote estaba escondido en un excusado por eso no lo encontraron los perros. Ahí estuvo una semana hasta que volvió a quedar flaco para poder salirse del huerto.

      Nuevamente se puso a buscar al conejo para merendárselo y un día lo encontró en un arroyito muy quitado de la pena.-Ahora si te llego tu hora conejo, ahora no te me escapas.

      -Espera, espera coyotito, precisamente estaba pensando en ti, pensaba que los dioses te dieron mucho mas a ti que a mi, te hicieron mas grande, te hicieron veloz, nadie como tu para correr en el campo, con esa cola maravillosa, equilibras tu cuerpo en plena carrera y logras tus objetivos, te dieron unas uñas largas y fuertes para escarbar y rascarte y cuando cantas, nadie puede resistirse a oírte en las noches de luna llena y no tienes que andarte cuidando de que otros animales te quieran merendar, en cambio yo soy chiquito, tengo unas orejotas y apenas tengo por cola un rabito que solo me permite dar brinquitos y saltitos y no puedo cantar como yo quisiera, estaba pensando que por que no organizamos una carrera y si me ganas, pues entonces si me comes.

      El coyote escuchaba todo aquello lleno de orgullo y vanidad, pues era muy vanidoso y presumido y pensó que una carrera de seguro la ganaría el, pues con esa hermosa cola quien podría ganarle, acepto el reto, pero el conejo le dijo, mañana cuando salga el sol te espero aquí en este mismo punto para iniciar la carrera, la carrera será a los cuatro rumbos del universo a los cuatro lados de la tierra, te traes a un amigo para que nos de la salida y nos sirva de arbitro. El coyote se fue cantando pues ya se saboreaba al conejito que se desayunaría el día de mañana pues no había forma de que perdiera esa carrera. Y el conejito se fue a poner de acuerdo a sus hermanos que eran igualitos a el a uno lo puso en el oriente y le dijo cuando yo tamborilee cuatro veces el suelo y diga “Sale carrera pal oriente” te alistas es que ya comenzó la carrera y el coyote llegara contigo y luego tu vuelves a tamborilear el suelo cuatro veces y dices “Sale carrera pàl norte” para que el hermano del norte sepa que ya va para allá el coyote y lo mismo para el hermano conejo del poniente y del sur, así que muy listos mis hermanos vamos a ganarle al coyote y además vamos a divertirnos mucho.

      Al otro día llego temprano el coyote exigiendo. –Apúrate conejito pues tengo mucha hambre.- ¿Y donde esta el arbitro?-Dijo el conejo. -Ningún amigo me quiso acompañar apúrate ya con la carrera, pues ya se me hace agua la saliva.

      Por ahí pasaba la liebre y ella dio la señal de partida, el conejito dijo; -La única regla es que yo correré por debajo de la tierra pues por ahí corro más rápido. El coyote no le dio importancia y solo dijo. –Empecemos pues ya.- Y salieron destapados hacia el oriente, el conejo tamborileo cuatro veces y dijo –Sale carrera pàl oriente y se metió a su cuevita, cuando el hermano del oriente oyó los cuatro tambores salio de su agujero y cuando vio llegar al coyote le dijo. Tamborileo cuatro veces el suelo diciendo “Sale carrera pàl norte” –Apúrese señor coyote nos faltan tres metas, el coyote no dijo nada y siguió corriendo hacia el norte, el segundo conejo volvió a tamborilear cuatro veces el suelo para alertar al conejo del poniente diciendo “Sale carrera pàl poniente” y este también salio de su cuevita para reírse del coyote. –Apúrese señor coyote nos falta apenas un trecho. Y volvió a tamborilear cuatro veces el suelo para alertar al hermano del sur. Cuando coyote llego al sur ya casi no podía con sus patas, le dolían tanto que con gusto se pondría a la sombra de algún arbolito y tomar un poco de agua y descansar, pero el hambre también lo acicateaba y lo obligaba a seguir corriendo, el conejito del sur le dijo; -Animo, animo coyotito esta carrera es para usted solito. Cuando por fin llego el coyote al punto de partida ya lo esperaban con una gran mesa y una grande olla llena de verduras para hacer un gran caldo de coyote y comérselo, todos los conejos a coro le decían bienvenido coyotito salta a la olla que ya te espera.

      El coyote no daba crédito a lo que veía se le salían los ojos y con el esfuerzo ya ni la cola podía sostener, apenas tuvo fuerza para huir de ahí y no volver a pensar en conejos por un buen tiempo.

      Dominio publico Tolteca. Adaptación.


      _________________________
      Un purépecha pues.
      Este artículo fue publicado originalmente en el tema del foro: Luna luna, dame una tuna iniciado por JoseLuisHuerta Ver mensaje original

    Esta página comunitaria se reserva el derecho de prohibir el uso de cualquier programa, archivos y/o información en concordancia con los Derechos de Autor. www.Purepecha.mx NO aloja ningún tipo de material con Derechos de Autor en su Servidor, todo lo que aquí se encuentra y muestra son links o enlaces a servidores externos y la WEB ni el Staff tienen responsabilidad legal directa sobre dicho material.
    Solo unas cuantas partes de ésta página Web tiene COPYLEFT. Y para el resto, siempre se agradecerá que se cite a los autores originales y correspondientes del contenido de la obra: música, imágenes, archivo(s), vídeos, documentales, películas y escritos P'urhépecha (Purepecha) en cuestión. Esta página de comunicación indígena por asamblea comunal de la Cultura P'urhépecha se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional. Basada en una obra en http://www.purhepecha.org. Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en http://www.purepecha.mx
    Este sitio Web es la propiedad intelectual de tod@s los P'urhépecha de Michoacán, México y en el Extranjero. Ha sido creado y diseñado exclusivamente con Fines Culturales desde el día Domingo 10 de Febrero de 2008, es expresamente prohibido utilizar este sitio para fines comerciales y de lucro ajenos a las costumbres y tradiciones de la Cultura P'urhépecha.
    Este sitio se administra y diseña desde la Comunidad Indígena de Santa Fe de la Laguna, Municipio de Quiroga, Michoacán, México.
    En común acuerdo, nos reservamos el derecho de admisión y expulsión o baneo de usuarios(as) registrados.
    www.Purhepecha.org + www.Purhepecha.com + www.Purhepecha.mx
    El huso horario es GMT -5. La hora actual es: 12:25.
    Powered by vBulletin® Version 4.2.5
    Copyright © 2020 vBulletin Solutions, Inc. All rights reserved.
    Traducción por vBulletin Hispano Copyright © 2020.
    Página comunitaria, medio de comunicación del Pueblo P'urhépecha, Michoacán, México.
    www.Purhepecha.com Todos los derechos reservados © Copyright 2008-2019.
    ;